Across Seconds – Four Lightyears From Home (2018)

Cuatro músicos + música instrumental + Bombay (India) = Across Seconds.  Si pensáis que habéis escuchado toda la música posible del mundo y que ya nada os puede sorprender, no os creáis dioses, porque su primer álbum “Four Lightyears From Home” os puede dar una sorpresa.

El concepto en el que se basa su disco es bastante interesante y son capaces de recrearlo muy bien. La idea que tienen en mente es simple, estamos en el siglo XXII, la humanidad ha destruido La Tierra y necesitamos encontrar otro lugar donde habitar. Hasta ahí todo correcto, como cualquier disco normal. La gracia de todo esto es la forma que usan para hacerme llegar esta información, el estilo programático. Aprendamos algo de historia de la música con Sonia. La música programática es aquella que pretende evocar la realidad de nuestro mundo, una idea o sentimiento de un compositor mediante la música, como las “Cuatro Estaciones” de Vivaldi, vamos. Fácil y a la vez difícil porque es casi lo que hace todo el mundo o al menos intenta. ¿Y qué tiene que ver esto con el rock y metal? Mucho, con este estilo y con toda la música del mundo, y más con Across Seconds ya que adjuntan con su disco unas imágenes evocativas de esa idea que ellos tienen, más una historia que se puede ir leyendo a la vez que escuchas el álbum. En sí, en la música popular no se puede hablar de este concepto ya que es más para música académica pero me parece muy elitista querer dejar un término solo para un estilo de música, así que vamos a adoptarlo para Across Seconds aunque no sea el más ajustado.

Escuchar el disco es muy diferente a lo que os cuento, pero es una maravilla. “Flow” es la única canción que se permiten con voz, ya que es la intro del disco y hay pocos grupos instrumentales que al menos no den este pequeño regalo para centrarnos.  Es confuso, pero adivinamos que lo que nos cuentan es la misión que vamos a realizar. “T Minus 10” El despegue lento hacia la búsqueda de un nuevo lugar. Una guitarra en limpio, una batería simple, un bajo que se deja escuchar con unos toques agudos como detalle en medio de un sonido astral. El tempo y el ritmo es curioso ya que poco a poco va aumentando como un símil de la propia cuenta atrás que se hace para despegar en el cohete. La batería comienza a hacer unas polirritmias que nos desconciertan, sinónimo de que ellos como tripulantes también lo están. Todo aumenta, la velocidad, el sonido, cambian los efectos de los instrumentos y también el que crea en nosotros.

Llega “Astral Drift”, ya están en el espacio. De pronto hay vacío, silencio. La nada, solo el sonido de los propios fluidos de nuestro cuerpo creados con ese sintetizador. Tenemos que dejarnos llevar por estos sonidos porque no hay otro remedio para encontrar la salida a un desierto universal. La misma ecuación de la primera canción, primero desconcierto mental y un momento de lentitud musical para pasar a la agresividad de nuestra mente, la desesperación y los sonidos fuertes de sus instrumentos. Adquiere un sentido musical mucho más rockero y menos experimental. “Mayday”. Los títulos nos van guiando por esta travesía, no hay más. Adivinamos antes de escuchar lo que podremos encontrar. El sonido de rock duro se mantiene aquí, se denotan turbulencias, choques contra meteoros, miedo en ellos. Encontramos por primera vez riffs continuos, el sonido más clásico de los grupos de post-rock, pero que no os desanime, es una gran canción con un final que te deja pensando qué pasará. Lo que pasa es “A Perfect World”. Consiguen estabilizarse, siguen su camino y de pronto, guitarras en limpio otra vez como si fuese nuestra guía para el oído de cuando las cosas van “bien”. El sonido se vuelve a tonalidades mayores, alegre con ritmos continuos y marcados. Esta claridad musical y tan estructurada en la forma solo nos indica un significado, en esta “música programática” que hemos autodefinido, la llegada al fin que tenían en mente.

“Four Light Years From Home” es la más diferente, comienzan bajo y batería con un solo para ellos. Unos minutos de alegría y la guitarra vuelve con ese sonido electrónico de la mano que nos ha acompañado todo el disco. Volvemos a la realidad, al mundo. Pero vamos y venimos. No está muy claro qué pasa en la historia. ¿Hemos llegado? ¿Era lo que esperábamos? Y si es así, ¿lo volveremos a destruir? Expansión musical es igual a desconcierto, y aquí tenemos muchísimo. Hay una vuelta al conjunto de post-rock. El final es tierno, es positividad, es fe en nosotros, una fe que posiblemente nos vuelva a destruir, es un seguro decaimiento, es “Ebb”. Una canción corta y cercana, relajada que nos hace perdernos, aún más si se pudiera, en este universo creado por Dhawal Mehta, Karan Mehta, Kiran Kadadekar and Swar Joshi, (Across Seconds), para nosotros.

Sonia Jiménez Carrillo

Across Seconds (Kiran Kadadekar, Karan Mehta, Dhawal Mehta & Swar Joshi)

Lo mejor: Innovación, siempre la innovación. Enhorabuena por las historias que sois capaces de contar solo con vuestra música.

Lo peor: Quizás lo peor no es nada musical sino relacionado con la historia que me han hecho llegar como crítico. Esas imágenes deberíais poder leerlas como oyentes porque son una clave preciosa para entender mejor el disco. Por ello, mi recomendación sería que las publicasen.

Across Seconds “Four Lightyears From Home” (Autoeditado)

  1. Flow
  2. T Minus 10
  3. Astral Drift
  4. Mayday
  5. A Perfect World
  6. Four Lightyears From Home
  7. Ebb

 

 

The following two tabs change content below.

rock4spain

La página que te mantiene al día de la información referente al mejor rock nacional e internacional.

Latest posts by rock4spain (see all)

Deja un comentario