City And Colour – A Pill For Loneliness (2019)

Por una vez seré incorrecto, Dallas Green es un puto genio, ¡hala! ya lo he dicho. Vale, tampoco estoy diciendo que sea Da Vinci, pero estamos hablando de un músico excepcional que todo lo que toca se convierte en oro y no cabe duda que sabe muy bien lo que se trae entre manos. Ya sea en su vertiente hardcoreta coliderando Alexisonfire, llevando la batuta de aquel (parece que) efímero y sorprendente proyecto junto a Pink llamado You+Me con el minimalismo por bandera o, sobre todo, con su proyecto en solitario, aquel que bautizó como City And Colour (una ciudad, un color) por mostrarse temeroso de firmar los discos bajo su propio nombre, lo que está claro es que siempre busca la excelencia, y normalmente la encuentra. Centrándonos en lo que ahora nos ocupa, vemos que lo que en su día parecía ser un proyecto paralelo con el cual dar salida a sus canciones más tranquilas en formato acústico y tan solo acompañado de una guitarra («Sometimes» 2005) con el tiempo se ha convertido en su proyecto principal. «A Pill For Loneliness» es el sexto álbum de estudio que publica en solitario y el primero bajo su propio sello, Still Records, de reciente creación; en él encontramos una nueva colección de canciones con las que disfrutar de su peculiar voz y de su gran gusto a la hora de componer melodías. 

Green vuelve a frecuentar temas como las relaciones sentimentales y el aislamiento emocional, poniendo en este caso el énfasis también en la actual confusión social. El anhelo de ser una mejor persona viviendo en un mundo mejor podría ser el leitmotiv de este trabajo donde la oscuridad de las temáticas está disimulada por la belleza de la instrumentación que las soporta y rodea. Mucho tiene que ver en ello la producción de Jacquire King (ganador de tres premios Grammy y nominado más de treinta veces) que consigue un sonido pulcro y envolvente que acentúa las emociones sugeridas por las canciones de Green, no obstante, también debo decir que hay momentos en que la producción es excesiva y creo que un armazón más sencillo sería más efectivo. «A Pill For Loneliness» comienza con «Living In Lightning», un corte delicado y elegante marca de la casa y que contrasta en gran medida con las sucesivas «Astronaut» e «Imagination». También tienen clase, no cabe duda, pero en otro rollo. Son temas con un marcado aire británico, el primero tiene el toque de los temas más alternativos de Oasis, los del «Standing On The Shoulder Of Giants», o el de lo primeros Coldplay, destacando las guitarras expansivas de la segunda mitad del tema, mientras que el segundo, sin desviarse del patrón de la anterior, resulta algo más machacón debido a la batería monorrítmica que apenas varía a lo largo de todo el tema. «Difficult Love» pasa por ser una especie de balada etérea donde Dallas Green sugiere que la dedicación y la paciencia conseguirán que incluso el amor más difícil funcione. «Me And Moonlight» es una pista breve y de gran belleza que encuentra al autor en la encrucijada entre el deseo de estar solo y la necesidad de estar cerca de los demás y que sirve de perfecta transición hacia un «Mountain Of Madness» sublime que transita por la vertiente más blusera del artista canadiense. Una de las mejores canciones del redondo a mi juicio. Con “Song Of Unrest” lamenta cómo a menudo nos obsesionamos con nuestras pequeñas diferencias en otro tema perfectamente reconocible en su estilo. «Strangers» fue el segundo single que nos adelantaron en junio (el primero fue «Astronaut») y es una clase magistral de lírica y de cómo crear una canción de rock con clase, con mucha clase. «The War Years» es el corte más largo del álbum y tiene una estructura que casi podríamos llamar progresiva; con un tempo más lento se construye sobre las guitarras acústicas, a la vieja usanza, pero sobre ellas y la exquisita voz de Green crecen los arreglos de guitarras eléctricas envolventes haciendo diversos dibujos. El flow regresa con una «Young Lovers» más que convincente. Magníficas aquí las líneas de bajo y la manera en que se empastan con las guitarras y la seductora voz de Green. El broche final llega con «Lay Me Down». Construida sobre un piano melancólico la canción va creciendo con los instrumentos que se van sumando poco a poco pero nunca llega a estallar como podríamos intuir, navegando siempre sobre una calma tensa y demostrando una vez más que el cantautor y su banda saben cómo emocionarnos de muy diversas maneras. Un final apropiado y luminoso para una nueva joya por parte del de Ontario. Cierto es que no es nada que no hayamos escuchado antes, pero tampoco baja el nivel, sigue siendo apasionante así que tampoco podemos pedir más.

Dallas Green

Lo mejor: Cuando se juntan talento y sensibilidad el resultado no puede ser otra cosa que un trabajo excepcional. Dallas Green vuelve a abusar de su don para crear uno de los discos del año.

Lo peor: Algunos seguirán echando de menos las canciones desnudas de guitarra acústica y voz de sus inicios como City And Colour, y no puedo negar que a mí también me hubiera gustado que incluyera alguna así en «A Pill For Loneliness».

City And Colour «A Pill For Loneliness» (Still Records)

1- Living In Lightning
2- Astronaut
3- Imagination
4- Difficult Love
5- Me And the Moonlight
6- Mountain Of Madness
7- Song Of Unrest
8- Strangers
9- The War Years
10- Young Lovers
11- Lay Me Down

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario