Stryper – God Damn Evil (2018)

Los incombustibles Stryper han regresado con el que es su duodécimo álbum de estudio. Se titula “God Damn Evil” y sale a la venta este viernes 20 de abril a través de Frontiers Music Srl. El disco fue grabado en los SpiritHouse Recording Studios de Northampton (Massachusetts) y se trata del primer trabajo sin su bajista original Tim Gaines. Si bien el ex-bajista de Firehouse, Perry Richardson, ocupa ahora su lugar, las pistas de bajo del álbum fueron grabadas por John O’Boyle, quien hizo lo propio en los últimos dos álbumes en solitario del vocalista de Stryper Michael Sweet.

“God Damn Evil” llega a nuestros oídos tres años después de “Fallen”, un disco que confirmó la evolución emprendida en “No More Hell To Pay” en la que, sin desvincularse de sus orígenes, actualizaban un poco la fórmula acercándose más al metal contemporáneo, algo que han revertido en este nuevo álbum. Con más de 40 años de trayectoria, la banda liderada por los hermanos Sweet tiene un bagaje y un crédito que nadie les va a quitar, y con este nuevo trabajo tendrá encantados a sus fans de siempre, pero dudo mucho que conquisten al público joven. Ya me lo temía tras escuchar el single de adelanto, “Sorry”, y eso que es de los temas más disfrutables, pero al escuchar el álbum al completo mis recelos se han confirmado. No es un disco desastroso, ni mucho menos, pero es que a mí personalmente, el hard rock ochentero y el glam me llaman entre poco y nada. “Take It To The Cross” y “Lost” suenan a ese heavy rancio aderezado con coros a lo Manowar que todos os podéis imaginar, y “God Damn Evil” sigue por una senda parecida aunque más hardrockero que heavy, en una línea que me recuerda a Poison. Aunque se hayan despojado de maquillaje y de sus míticas mallas amarillas y negras, la esencia del sonido de aquella época dorada de la banda siguen presentes. No obstante en la segunda mitad del álbum el nivel aumenta, va ganando en consistencia y nos encontramos con temas potentes y emotivos como “The Valley”, “Sea Of Thieves” o “Beautiful”, porque si algo mantienen es la calidad de sus letras (siempre basadas en profundas vivencias personales y en citas bíblicas) y los portentosos solos de guitarra que aquí aparecen salpicados en distintos momentos del álbum. “Can’t Live Without Your Love” sería el medio tiempo marca de la casa que eleva la nota del álbum de turno y, en este caso, nos lleva al final del mismo con un tema muy efectivo y de aire festivo como “Own Up” y la potente “The Devil Doesn’t Live Here”, que es la sorpresa final a modo de rock & roll metalizado que hasta suena a Motörhead por momentos y nos deja un sabor agridulce porque demuestra que son capaces de ofrecer más de lo que nos han mostrado en la primera mitad de este “God Damn Evil” que se queda entre el aprobado y el bien.

Stryper en la actualidad (Robert Sweet, Oz Fox, Perry Richardson & Michael Sweet)

Lo mejor: La portada y las letras.

Lo peor: La involución en el sonido.

Stryper “God Damn Evil” (Frontiers Music Srl)

01. Take It To The Cross
02. Sorry
03. Lost
04. God Damn Evil
05. You Don’t Even Know Me
06. The Valley
07. Sea Of Thieves
08. Beautiful
09. Can’t Live Without Your Love
10. Own Up
11. The Devil Doesn’t Live Here

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario