Love To Rock Festival (26 de octubre, La Marina de Valencia)

El sábado 26 de octubre encarábamos el último de los festivales de la temporada; echábamos el cierre a las actuaciones al aire libre de 2019 en un marco incomparable como La Marina de Valencia. La primera edición de Love To Rock presentaba un cartel muy atractivo y los roqueros de la ciudad del Turia y alrededores esperaban su celebración como agua de mayo. Nosotros aprovechamos nuestra visita a esta preciosa ciudad para cubrir el evento y hemos preparado esta crónica, repleta de fotos, para que estéis al tanto de todo lo que allí aconteció.

MG_8664

La jornada arrancaba a las 18:00 pero nosotros accedimos al recinto casi una hora antes para reconocer el terreno, lo cuál también nos permitió admirar con tranquilidad la belleza del entorno que rodea La Marina de Valencia Norte. Allí donde acaba la playa de la Malvarrosa y comienza el puerto de Valencia se ubica este recinto, magnífico para celebrar eventos como el que nos ocupa, si además el tiempo acompaña, como lo hizo el sábado, el éxito está garantizado. El grupo local Limbotheque era el encargado de abrir pista. El sexteto saltó a escena con el objetivo de hacer bailar al personal al ritmo de su música festiva y desinhibida capaz de abarcar sonidos que van del pop al jazz pasando por el country, la chanson française, el cabaret o la música zíngara, todo ello con el swing como hilo conductor. La media hora de su repertorio estuvo plagada de versiones y reinterpretaciones como la del «Bella Ciao» que ahora está hasta en la sopa, aunque hay que decir en su favor que ellos ya la interpretaban años atrás, mucho antes de que existiera «La Casa De Papel», y lo hacen dándole su toque personal mezclando español e italiano en la letra. Algo parecido hacen con «Mensonge On Y Va», una canción en francés que todos identificamos con «Vamos A Contar Mentiras». Carol García se movía con desparpajo por todo el escenario, bailando y levantándose el vestido constantemente mientras nos regalaba sonrisas. Paul Tidiman se les unió para tocar la armónica en un par de temas, «un señor muy zen» como dijo la propia Carolina. El broche final lo pusieron con una gran versión del «Still Loving You» de los Scorpions en estilo rockabilly que dejó un gran sabor de boca.

MG_8698

Los segundos en entrar en liza eran Los Coronas. La veterana banda madrileña, pionera de la música surf instrumental en nuestro país, volvió a demostrar porqué son la referencia del género y nos regalaron una actuación tan breve como intensa. Disponían de unos cuarenta minutos así que no había mucho tiempo para introducciones ni para las típicas bromas de Fernando Pardo, tan solo nos dijo que su trompetista Evgeni Riechkalov había dejado la banda por un mensaje de WhatsApp, porque sería una broma ¿no? No sé, el caso es que se presentaron en Valencia en formato cuarteto, sin vientos, como una auténtica banda de rock & roll, y a eso se dedicaron durante su espléndido show. Desde la inicial «Pincho Moruno» hasta la final «Youza» hicieron gozar al público de lo lindo con sus melodías impregnadas de sonido Spaguetti Western. No faltaron las coreografías del guitarrista David Krahe y el bajista Javier Vacas mientras tocan sus instrumentos. Los frenéticos ritmos de «Loza» y los solos de Pardo hicieron el resto para hacernos vibrar mientras empezaba a caer el sol y bailábamos como unos «Jinetes Radioactivos». Grandes como siempre.

MG_8780

Santero Y Los Muchachos jugaban en casa y eso se notaba cuando un grupo de jóvenes fans se hacían con las primeras filas y no paraban de corear los «oh oh oh oh» de su tema «Homenaje», antes ya de que los valencianos aparecieran sobre las tablas. Cuando lo hicieron se desató la locura entre esa sección del público que los esperaba con ansiedad. Es un grupo emergente que últimamente está ganando muchos adeptos pero yo, sinceramente, tampoco les veo mucho la gracia. «Rock reposado» es como ellos llaman a su sonido, yo lo llamaría simplemente «indie pop con pequeños toques de rock». Mientras presenciábamos su actuación con cierta indiferencia otros disfrutaban de lo lindo con el citado «Homenaje», «Ventura» o «El Perdedor», que a diferencia de en su flamante videoclip, aquí interpretaron sin la colaboración de Carlos Tarque. Con quien sí pudieron contar sobre las tablas fue con Adri Cachorro, batería de Los Zigarros en «Volver A Casa» ya en el tramo final de su set.

MG_8858

Estábamos en la parte central del festival, y también en la parte más pop. Los pequeños retrasos que se iban acumulando entre concierto y concierto se empezaron a hacer más evidentes cuando tocaba el turno de Rulo Y La Contrabanda. «Desde Reinosa, Cantabria», así se presenta Rulo en directo, aunque de aquella localidad tan solo es él y Fito, su fiel escudero desde la época de La Fuga. Ayyy, qué tiempos aquellos en los que se arrancaba la camiseta en directo mientras se derramaba el whisky por encima. Nada queda ya de aquello, de aquel auténtico rock & roll tanto en el sonido como en la actitud. Ahora dirige una banda de seis miembros de todos los rincones del país y toca con una cuidada escenografía e iluminación, y a esto sí que le pega aquello de «rock reposado» que dicen los Santero. Todos vamos cumpliendo años y entiendo que como padre de familia que actualmente es ya no pega montar esos espectáculos en vivo pero lo que se echa de menos es un poco más de garra. No obstante, hay que reconocer que las canciones de esta nueva etapa lucen más en directo que en disco. Los seguidores más acérrimos corearon temas emblemáticos como «Cenicienta», «Me Quedo Contigo» o «La Cabecita Loca». En la parte previa al parón para los bises, quiso Rulo hacer un guiño a aquel glorioso pasado de La Fuga con las míticas «P’aquí P’allá» y «Por Verte Sonreir» desatando la locura en las primeras filas, pero la experiencia era como cuando bebes una Coca-Cola sin azúcar ni cafeína que lleva abierta en el frigo varios días, sabéis a qué me refiero ¿verdad? Momento emotivo fue cuando volvió al escenario para interpretar «Heridas Del Rock n’ Roll» tan solo al teclado hasta que se fue sumando el resto de la banda para acabar bien alto, y es que éste es uno de los mejores temas de esta nueva etapa. Sirvió para dar paso a «No Sé» y «32 Escaleras» con las que cerraron su actuación en el que ha sido el último festival del año para la banda.

MG_8927

Revólver y su inconfundible soft rock de marcado aire americano tenía un puesto preferente en el cartel celebrado en su ciudad. El proyecto liderado por Carlos Goñi cumple 30 años en 2020 y para celebrarlos ya ha anunciado una gira muy especial que arrancará el próximo 30 de diciembre en el Teatro Apolo de Madrid. Pero antes de embarcarse en ese tour ¿qué mejor que reencontrarte con los fans de toda la vida en tu ciudad? Empezaron fuerte tocando del tirón tres de sus temas más conocidos como son «Si Es Tan Solo Amor», «Odio» y «San Pedro»; grandes canciones que todo el mundo conoce sin necesidad de ser seguidor de la banda y es que treinta años dan mucho de sí, dan para tener muchos éxitos puestos en la inconfundible voz de Goñi cuya pasión por la música sigue intacta. Nunca le había visto tocar en directo y he de reconocer que me sorprendió su destreza con la guitarra, marcándose unos solos épicos como el de «El Dorado» ya en la parte final de su show que también hay que decir que quizá se alargó demasiado, sobre todo teniendo en cuenta el problema de retrasos que estábamos sufriendo. Sonaron genial otros clásicos como «21 Gramos», «Si Es Por Ti» o «El Roce De Tu Piel» en un repertorio perfectamente escogido para el disfrute de unos incondicionales que abarcan distintas generaciones.

MG_9081

Cuando suena el «I love Rock & Roll» de Joan Jett ya sabemos que Carlos Tarque está a punto de pisar las tablas. El vocalista de M Clan continúa presentando su primer disco en solitario junto a su banda, la asociación del riff, que está compuesta ni más ni menos que por Coki Giménez a la batería, Chapo González al bajo y el genial Carlos Raya a la guitarra. Ya es la tercera vez que presencio el directo de Tarque y la verdad es que nunca defrauda; tampoco sorprende, todo hay que decirlo, porque prácticamente han calcado el set-list en todas estas actuaciones, pero en absoluto esto es una pega, es comprensible que con tan solo un disco en el mercado (el espectacular «Tarque») tampoco se pueden hacer grandes variaciones en el repertorio. Lo que está claro es que disfruto como un enano con su directo, con su manera de hacer rock & roll, éste sí, puro y duro. «Ahora Y En La Hora» siempre abre la veda, seguida de «Heartbreaker» y «Bailo». Alguna versión de M Clan, como en esta ocasión «Se Hizo De Noche Cuando Te Conocí», siempre cae, así como la adaptación al español del “Evil” de Cactus bajo el título de «Peligro», y otra vez volví a derretirme con la reinterpretación del superclásico de los Beatles «Come Together» que suena aún mejor que el original, con ese rollo casi stoner, realmente pesado y magnético. Sonidazo crudo e impoluto, como es costumbre, en el enésimo concierto para enmarcar que dejan este año, y creo que muchos coincidirán conmigo cuando digo que fue la mejor actuación del festival.

MG_9135

El retraso acumulado por las bandas en sus conciertos y en los cambios sobre el único escenario del festival, provocó que Los Zigarros pagaran el pato. Es curioso que esto ocurra con el cabeza de cartel, al menos así lo consideramos muchos y dada la cantidad de personas con camisetas de la banda poca duda queda de ello, pero también es verdad que colocarlos como última banda en actuar, ya a las 00:15, parece no otorgarles ese estatus. El problema es que empezaron casi a la 1:00. Luego iremos con eso, ahora vamos a resumir su breve paso por el escenario de Love To Rock 2019.

«La Trampa» sonaba a modo de intro mientras Los Zigarros iban a pareciendo en el escenario y enchufaban sus instrumentos para entrar a degüello con «Apaga La Radio». Álvaro Tormo con su guitarra de doble mástil, a lo Jimmy Page, mientras su hermano Ovidi se contoneaba delante del micro a la vez que enloquecían al personal con «Espinas». La energía acababa de desbordarse con la frenética «Mis Amigos» y tras bajar un poco las revoluciones con ese rock & roll de la vieja escuela que es «Qué Demonios Hago Yo Aquí?» volvía el frenesí y la velocidad con «Resaca». El público estaba entregado y la banda dándolo todo, sin parones, conscientes de que no tenían mucho tiempo, lo que no sabíamos era que iba a ser tan poco… Poco después Ovidi nos anunciaba, tras dar las gracias a los presentes, que tan solo podían tocar cuatro temas más. Se ve que las condiciones impuestas al festival, en lo que a horarios se refiere, eran de lo más estrictas, y éste tenía que finalizar a la 1:30 sí o sí. Así que tras escuchar temas como «Dispárame» o «Hablar Hablar Hablar» en esa traca final improvisada nos fuimos todos retirando con una sensación de decepción notable, y en algunos casos de bastante cabreo.

MG_9307

No te pierdas la amplia galería fotográfica del festival que hemos preparado para vosotros.


Para cerrar la crónica vamos a hacer una pequeña valoración, con los pros y contras, de esta primera edición de Love To Rock.

El festival nació con la idea de instalar en Valencia un festival «100% Rock», algo más que loable, y se ve que por parte de los organizadores se puso mucho cariño en ello. Los contras que le pondría es que «100% Rock», mirando el cartel, es mucho decir. Tampoco hay que ser muy estricto o purista en este aspecto pero sí que es verdad que algunas bandas están en otra onda. Más importancia le daría al tema de los puestos de comida, dado que tres food trucks y un puesto de perritos fue claramente escaso para las alrededor de 3.000 personas que allí habría; las colas eran muy largas y nosotros, concretamente, tuvimos que hacer una de una hora para poder comer una hamburguesa. Otro punto negativo fue el de la recarga de las pulseras con las que había que pagar tanto las bebidas, comidas, como el merchandising que allí se vendía. Había que recargar en múltiplos de 5€, sin embargo ningún precio se movía en esas cifras. Habilitaron una página en la que te devuelven el importe sobrante en tu cuenta bancaria pero nos consta que está dando problemas y hay bastantes quejas al respecto. Pero los mayores contras son los que desembocaron en el coitus interruptus de la actuación de Los Zigarros. Cuando las actuaciones transcurren en tan solo un escenario suele pasar que los tiempos se retrasen y demás, pero si la hora de finalización es tan inflexible, lo que debería haber hecho la organización es recortar un poco la actuación de cada uno de los artistas precedentes para evitar que el grupo «gordo» y todos sus seguidores asuman el problema, máxime cuando hemos tenido a grupos como Rulo Y La Contrabanda o Revólver permitiéndose hacer bises y explayándose contando su vida sobre el escenario. La gran jornada de música que habíamos vivido acabó con un sabor amargo por esto y por el tema de la post-party. Nunca he entendido esta denominación, ¿no sería mejor «fiesta post-concierto»?, en cualquier caso, lo importante es que fuimos muchos los que nos quedamos sin poder disfrutar de este evento dirigido a los propietarios de entradas VIP y a la prensa. Estaba anunciado que iba a tener lugar en el Veles e Vents, que está situado al lado del recinto, pero allí no había nada. En la explicación que la organización dio un par de días después «con el festival ya en marcha nos llegó la noticia de que las autoridades habían denegado la autorización para realizar la post-party en el Veles e Vents como estaba planeada. Hicimos todo lo que estaba en nuestra mano para ofrecer una alternativa y comunicarla debidamente». Por lo que tenemos entendido, esta comunicación se dio por stories de Instagram así que los que no estamos pegados a las redes sociales las 24 horas del día no nos enteramos. Yo creo que hubiera sido más acertado dar las pertinentes explicaciones por la megafonía del festival. Todo lo relatado pueden ser problemas que pueden pasar en una primera edición y que esperemos se subsanen en futuras ediciones, porque ya la cancelación de la edición que iba a tener lugar en Murcia una semana antes dejó a muchos con muy mal sabor de boca y con la sensación de que había una falta de previsión importante.

Que no os lleve a engaño la parrafada con los aspectos negativos del festival, porque la verdad es que lo pasamos muy bien durante su celebración. Como pros tenemos que señalar la ubicación de La Marina Norte, un espacio que no conocíamos y que es sencillamente espectacular. La amabilidad en el trato a los medios acreditados, con detalles como los de habilitar una zona de prensa donde pudiéramos trabajar cómodamente o descansar, además de tomar alguna bebida, es muy de agradecer. El foso de fotógrafos también era muy amplio y nos podíamos mover con total desahogo. Como último punto positivo a destacar está la calidad del sonido durante todas las actuaciones, que al fin y al cabo, es lo principal.

Con la voluntad y humildad de aprender de los errores cometidos y consolidando todos los aspectos positivos, esperamos que tengamos nuevas ediciones de Love To Rock en el futuro y estamos seguros de que éstas serán un éxito.

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario