Resurrection Fest 2019 (viernes 5 de julio, Viveiro)

El viernes prometía ser el día glorioso. El día que todos esperábamos con ganas, sin embargo la jornada empezaba lenta. Comenzábamos nuestra tarde con unos conocidos Megara que tras su paso por el Download de Madrid decidieron romper en Viveiro. Con tan poco de tiempo de concierto dieron un magnífico concierto regalándonos una puesta en escena extravagante, típico de ellos, acompañada con covers y canciones propias.

RESU2019_07_05_Megara__27I1180

Seguimos con uno de los grupos que llevan el apellido de Resurrection Fest en su nombre, Brothers Till We Die. No hay quien pare en sus conciertos, si te atreves a meterte dentro de la masa ten por seguro que ese día puedes perder más que las zapatillas. Por el contrario que el día anterior, este viernes 5 de julio el sol quemaba hasta esa hora o al menos mi nariz sí la quemó.

RF19_2019_07_05BROTHERSTILLWEDIE_VictorGallego__DSC3957

Estábamos deseosas de ver a While She Sleeps, poco antes se había avisado de que su cantante Loz no iba a asistir al concierto ni seguir con la gira por lo que su sustituto fue Scott Kennedy del grupo Bleed From Within. El caos y la apoteosis nació entre el público. Lo que los músicos ofrecían con ánimo de rebeldía, sus fans lo devolvían. Me gustaría remarcar que por alguna razón a esas horas de la tarde todos los días el volumen y el sonido eran terribles. Mientras que por la noche si querías aún podías hablar y hacerte entender, en esos momentos era casi imposible. Sin embargo, particularmente con este grupo pegaba ya que cuando llegó el final de su concierto, si pensábamos que lo de antes había sido éxtasis, no se comparaba al momento en que los guitarras, Mat Welsh y Sean Long tiraron un amplificador e incluso uno de ellos, para culminar el directo, su propio instrumento. Todo un finalazo digno de los 90.

RF19_2019_07_05WHILESHESLEEPS_VictorGallego__DSC4308

Para cuando nos queremos dar cuenta, escuchamos de fondo el Danubio Azul. No sabíamos el porqué de ese vals de pronto, pero nos guiamos por ese compás ternario hasta el Ritual Stage. La gente rodea este escenario sabiendo el grupo al cual va a ver pero no el espectáculo tan divertido que van a vivir. Con una tela pintada con sprais vemos escrito “Serrabulho Rave Party”. Aparece un guitarrista vestido de templario, un bajista con su instrumento forrado de una tela aterciopelada, un gaitero, un cantante con un recogedor por micro y el batería que no cesa. La palabra “makinero” se queda corta para este sonido. Los flotadores y las almohadas con plumas empiezan a volar y la fiesta comienza. Parece un concierto en unos coches de choque, una feria. Las voces varían entre risas, guturales, sonidos agudos y frases interesantes como su canción allí presentada “Quiero cagar y no puedo”. Este grupo es una locura tras otra y cada cual aún más magnífica que la anterior. Hay momentos en los que incluso te puede venir un leve recuerdo al Show de Xuxa con esta diversión musical. Por momentos el sonido se acopló bastante pero ¡era de esperar si sus músicos no paran quietos! Suben gente al escenario para disfrutar aún más el momento, pero desde luego, si hay algo que se puede remarcar sobre todo de este grupo es haber comenzado diciendo que son Slipknot y que en un rato van a tocar en el Main Stage. Siguiendo con esa línea el cantante bajaba continuamente con el público para poguear con nosotros, y en una de estas, cogió una cámara y con todo el público del Resu hizo una conga hasta el escenario principal. Por último, el pogo con culos teniendo en el centro a Jesucristo y al Capitán Sandía.

Serrabulho-5-07-19-2

Serrabulho nos regaló un espectáculo que nadie más pudo ofrecer. Diversión, música, cercanía con los fans y pese a las muchas locuras, profesionalidad en su estilo porque eso es lo que ellos hacen y su cualidad principal. Enhorabuena en particular a este grupo que nos hizo disfrutar como niños. Tal fue nuestro asombro que incluso fuimos a hablar con el Capitán Sandía, López como le llaman, que había cogido el setlist. Él es un asiduo de los festivales, todos lo conocemos y lo admiramos sin ni siquiera hablar con él (hasta ese día). Su particular media sandía como sombrero hace que desde hace cuatro años allá donde vaya triunfe, y desde luego a Serrabulho los conquistó. Por esta razón, y es que nos gusta mucho hablar y conocer a la gente, llegamos tarde a ver a Trivium.

RF19_2019_07_05_Ambiente_DanielCruz_DSC_3318

El Resurrection es un festival muy amplio con muchos grupos y no todos pueden tocar a las horas que más les son apropiadas o que parece que les conviene por popularidad. Creo que muchos medios hemos coincidido en esta idea y es que Trivium ha demostrado una y otra vez cuán grande es, y tras una carrera con no menos éxitos que otras bandas, tocar a las 19:00 de la tarde puede parecer un menosprecio, sin embargo, como digo, el festival es muy grande y hay muchos grupos en las mismas condiciones que éste. Fueron simplemente geniales, no merecen otro calificativo menor. Sus temas, nuevos y más clásicos mantuvieron el ánimo donde debía. Desde el comienzo con “The Sin And The Sentence”, pasando por un “Down From The Sky” hasta el final contundente y necesario de “In Waves”, los americanos lo dieron todo. Esa tarde solo era el comienzo de la noche que se nos venía encima. A continuación tocaba que arrasasen en el Main Stage Arch Enemy y Slipknot.

RESU2019_07_05_Trivium__27I1926

Mientras esperamos suena la mítica “Ace Of Spaces” que daba banda sonora a un fondo en colores sepia con calaveras y demonios. De pronto una Alissa deslumbrante entra corriendo, cantando, todo aderezado con unas miradas intensas, como siempre, con las que parece que nos esta perdonando la vida. Es la primera canción, “The World Is Yours”, y tal cual vimos hace unos meses con Amon Amarth, aquí el público ha continuado con esa tradición que se empezó con Alestorm de pirateo remando en el suelo. Estamos ante algo histórico para nosotros, parece un simple gesto de euforia colectiva y diversión pero es una nueva representación de lo que estamos creando como colectivo del metal. No se saltaron ninguno de sus grandes temas, “Nemesis”, “The Eagle Flies Alone” o “Dead Eyes See No Future”, entre otras. Pronto siguieron con un “War Eternal” donde los circle pits llenaron la pista. El sonido se potenció de una forma bastante evidente con este grupo acorde con el metal extremo que Arch Enemy interpreta. Verlos en directo es simplemente arrollador.

RESU2019_07_05_ArchEnemy__27I2641

Después de este conciertazo, donde además vimos el poder de la empatía heavy al levantar a Álex en su silla de ruedas (foto: Daniel Cruz), solo nos quedaba alimentarnos un poco para seguirles el ritmo a Slipknot.

RF19_2019_07_05_Ambiente_DanielCruz_DSC_8527

Es el primer día en el que en Pandemonium se completa el aforo y no nos dejan subir a la zona superior para ver el concierto por miedo a que se caiga el andamio. Diría que es increíble, pero es mentira. Es completamente creíble la cantidad de gente que estaba en ese recinto para admirar a Slipknot. Al fin conseguimos subir a la plataforma, la cual vibra y no para de moverse de las personas que saltaban sin cesar. Para poder hacer fotos, o simplemente disfrutar de ese espectáculo, conseguimos subir en unos palés de los cuales casi nos apropiamos para el día siguiente también. Mantienen un ritmo de 2 canciones y descanso entre ellas. Suena por los altavoces “For Those About To Rock” de AC/DC acompañando a una gigantesca lona con el nombre del grupo que es absorbida en apenas unos segundos cuando arrasa en nuestros oídos “People=Shit” más “(Sic)”. Llevaron el mismo show que al Download de Madrid salvo por el orden de alguna canción, no por ello dejó de ser magnífico. Monkeyboy, Sid Wilson, su DJ fue el auténtico frontman del escenario. Sin cesar su baile corría de un lado al otro del escenario animando a sus compañeros, arriesgándose con el fuego trasero, y apuesto que apoyando particularmente a Shawn “Clown” Crahan, quien hace apenas dos meses perdió a su hija menor. Comienzan a darse oleajes de personas que visto desde fuera es bastante precioso. Jamás había visto ese efecto desde arriba, solo lo había presenciado dentro del propio público. No hay un descanso de emociones con este grupo. “Before I Forget”, “555 to 666” y “Psycosocial” fueron el trío que todos esperábamos. A continuación “The Devil in I” canción que rompe el alma a cualquiera que la escucha. Igual que con esta ocurrió con “Vermilion” y al final del concierto con “Duality”, himnos para todos aquellos que hemos crecido con estas canciones y que significan más que unos acordes bien encadenados.

RESU2019_07_05_Slipknot__36Z7571

La cantidad de gente que había ese día creo que hubiese sido superado por muy pocas cosas. Pese a que estuvimos atendiendo a los conciertos siguientes de Cradle Of Filth, quienes se mostraron muy cómodos durante el directo pese a los problemas con el sonido, y Crisix, que montaron una verdadera fiesta del thrash en una plataforma para el público al finalizar el concierto, cuando fuimos a coger el autobús de vuelta al camping aún había muchísimas personas esperando en la cola, pero reforzaron la ruta; ¡gracias a los dioses que aprendieron del día anterior!

RESU2019_07_06_Crisix__27I4373

Sonia Jiménez Carrillo

Pincha aquí para ver más fotos de la histórica jornada del viernes

The following two tabs change content below.

rock4spain

La página que te mantiene al día de la información referente al mejor rock nacional e internacional.

Latest posts by rock4spain (see all)

Deja un comentario