Romanthica + Nomad + Neverend (Cool Stage, 9 de febrero, Madrid)

Llevábamos tiempo esperándolo. Tras la suspensión del concierto en el que Romanthica iban a presentar su nuevo álbum “Músicas Para El Fin Del Mundo” en Madrid en octubre del año pasado, y toda vez que se anunció que se desquitarían el 9 de febrero, nosotros marcamos la fecha en rojo en nuestro calendario. Una de las bandas con más talento del país venía a la capital, y por si eso fuera poco redondeaban el cartel con dos bandas locales de la talla de Nomad y Neverend. Vamos allá…

Con un leve retraso sobre el horario previsto arrancó la actuación de Neverend. La sala estaba bastante vacía en esos momentos pero el frío ambiente inicial fue caldeándose poco a poco a medida que avanzaba el show. Neverend practican un synthpop aderezado, en ocasiones, por unas guitarras rocosas que le dan ese toque de rock gótico tan apropiado para una velada como ésta. Su vocalista, Mar Souan, nos introducía en los temas con una breve frase que nos sirviera para indicarnos el contexto del tema en cuestión, como en el caso de “The Unnamed”, incluida en un documental para el fomento del deporte femenino. “The Wheel” y “The Rain” fueron dos de los temas más destacados de su actuación, una actuación en la que se puso de manifiesto su gusto por bandas emblemáticas del rock gótico ochentero británico y el post-punk como Siouxsie And The Banshees o The Cure. La cosa fue ganando en intensidad hasta que se despidieron con un potente “Pyongyang”.

_MG_1537

Tras cambiar los bártulos, tocaba también un cambio de tercio. Era el turno de Nomad y su rock enérgico y descarnado. La banda más diferente de la noche; tanto a nivel estético como por su estilo musical pudiera parecer que no encajaban mucho en el cartel, ¿pero a quién le importa cuando estamos ante tal despliegue? Yo los esperaba con ganas, y es que “Choices”, su álbum debut y el que venían a presentarnos aquí, es un trabajo soberbio, sin lugar a dudas, de los mejores discos nacionales de 2017. Tras una introducción instrumental en la que no dejaron de saltar y correr por el espacioso escenario, el power trio (y nunca mejor dicho) madrileño comenzó a desgranar “Choices” con la convicción de los que creen en su música y disfrutan interpretándola, independientemente de si tocan ante 10 personas, 100 o 1000. Con “Psycho”, “A Name” o “Breathe” dejaron claro que el grunge no ha muerto y que pocas bandas son capaces de hacerlo suyo, fusionándolo con el rock & roll de aires zeppelianos, como ellos. Lástima los constantes problemas que tuvo Carlos con su bajo, lo cual hizo que en muchos momentos, especialmente al inicio de la actuación, tuviéramos que escuchar la imponente voz de Jaime De La Hidalga tan solo acompañada de su guitarra y de la batería de Pablo Hünerberg. Aún así, sonaron de lujo, toda una muestra de su calidad como músicos y de la clase de sus composiciones. La emotiva “Lu” sirvió como punto de inflexión antes de la locura final que llegó con su sobresaliente versión de “No One Knows”, que seguro recibiría la aprobación de un Josh Homme que ahora está en otros menesteres, y la no menos espectacular “Outraged”. El tema que sirve de apertura de su disco fue el elegido para cerrar esta entusiasta actuación que seguro les sirvió para ganar algún seguidor más entre un público que, en principio, no era el suyo.

_MG_1625

Y llegó el momento más esperado de la noche. El público que hasta ese momento había estado diseminado por toda la sala se aglutinó en las primeras filas para recibir al grupo barcelonés. Desaparecieron los monitores del escenario dejándolo expedito para unos Romanthica dispuestos a arrasar la Cool Stage. La banda tiene un público fiel y muy entregado que les brindó una calurosa acogida pero, también hay que decirlo, éste apenas representaba un tercio del aforo de la sala. En un mundo donde imperara la justicia, una banda de la calidad de Romanthica llenaría pabellones, o cuanto menos, una sala como la que eligieron para celebrar este concierto, pero por desgracia no vivimos ni en el mejor de los sitios ni en la mejor de las épocas para el rock. Tampoco vamos a explayarnos en ello, porque desde luego, nosotros lo disfrutamos de lo lindo y aquí estamos para contárselo a los que no estuvieron, para que se tiren de los pelos y no dejen pasar la próxima oportunidad de verlos en directo.

Con la iluminación adecuada, su nombre en la pantalla y una oscura intro sonando de fondo fueron apareciendo en el escenario, y por este orden, el batería Erny Roca, los guitarristas Sergi Perea y Rubén Rosas, y en último lugar, el carismático vocalista David Gohe. Al igual que su flamante álbum, la actuación arrancó con “Esta Oscuridad” y “Solo Si Estás”, y con ellas la sala se vino abajo. No es para menos. Tardamos unos cuantos minutos en percatarnos de que faltaba el bajista, Juan Carlos Herraiz. David nos dijo más tarde que no había podido actuar debido a un accidente automovilístico. Le deseamos una pronta recuperación. Musicalmente apenas se apreció, ya que sus líneas de bajo sonaban junto al resto de programaciones y orquestaciones de las que se encargaba Erny con su Mac. Uno a uno iban cayendo los temas de su genial “Músicas Para El Fin Del Mundo” que interpretaron al completo a excepción de “Si Me Escuchas” (lástima, es una de mis preferidas). Entre ellas, fueron intercalando temas clásicos de su repertorio como “Despierta” y “Muriel” que pusieron la sala patas arriba en la primera parte del show. En el ecuador del mismo, una soberbia “Estrella Fugaz”, con un David Gohe espectacular en su tarea vocal, nos ponía la piel de gallina. Y poco después, al final de “Dos Corazones”, y ya despojado de su americana gris, alza un bolso con forma de féretro prestado por una fan como perfecto atrezzo para sus versos finales: “¡no se pueden separar dos corazones de un mismo ataúd!”. Así, poco a poco, y entre los demoledores riffs de Rubén y los solos de Sergi, el show nos parecía de lo más “Efímero”. Tras desaparecer de escena unos minutos, David regresó con su look al más puro estilo Ville Valo con chupa de cuero y gorro negro extralargo para la traca final que se avecinaba. “Para Ti” y “Cuchillos De Neón” servían de perfecto aperitivo para el tema más emblemático de la banda, un “Al Final” incluido en su demo “Regreso Al Sur Del Edén” con la que servidor los descubrió allá por el 2006. Emoción a flor de piel. Y si lo unes a un hit como “Mercurio”, de su LP debut “Eterno”, pues el resultado no puede ser otra cosa que un éxito garantizado. 

El pequeño retraso con el que comenzó la actuación inicial no se fue acumulando en las sucesivas pero tampoco se recuperó, por lo que llegados a este momento donde seguramente tocaban bises, Romanthica no se apearon del escenario y se despidieron de nosotros con la canción que da título a su segundo disco, una épica “Músicas Para El Fin Del Mundo” que sirvió para cerrar una actuación sobresaliente que nos supo a poco. Los sucesores de HIM se llaman Romanthica ¡y son españoles!

_MG_1811

Pincha aquí para ver la galería fotográfica más completa que podrás ver del evento 😉

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario