Sôber (20 de julio, Teatro Egaleo, Leganés)

La noche del 20 de julio la teníamos marcada en rojo en el calendario desde hace más de dos meses, cuando supimos que Sôber iban a traer su show en formato sinfónico a Leganés. Enmarcado dentro de la programación de “Lunas del Egaleo 2019”, el concierto prometía ser de lo más especial y así fue. El cuarteto madrileño, acompañado de la Barcelona Rock Orchestra, erizó la piel de los asistentes con su música en esta calurosísima noche de verano que quedará grabada a fuego en la memoria de los presentes durante mucho tiempo.

A las 22:15 empieza a sonar por los altavoces el “Back In Black” de AC/DC y nos damos cuenta de que la fiesta está a punto de empezar. En cuanto acaba y la iluminación adquiere el cariz apropiado suena la outro instrumental de “Paradÿsso” que aparecía como pista oculta al final del legendario disco de Sôber del 2002; sobre ella suenan unos versos recitados que juegan con los títulos de las canciones que lo componen y los miembros de la banda van haciendo su aparición en el escenario después de que lo hayan hecho los miembros de la Barcelona Rock Orchestra que se habían desplazado hasta la localidad madrileña para aportar el toque épico y sinfónico que una noche como ésta requería. “Animal” dio el pistoletazo de salida rozando las 22:30 y rápidamente nos dimos cuenta de que pese a realizarse en un teatro, por muy al aire libre que sea, éste no iba a ser un concierto para permanecer sentados. Poco a poco, el público fue levantándose de sus asientos y bajándose a la zona frente al escenario donde podían botar más cómodamente e interactuar con sus ídolos. Cuando tocaron “Reencuentro”, gran parte del público ya había abandonado sus butacas y aún así las gradas seguían presentando un gran aspecto, y es que el coliseo pepinero estaba a reventar. Los madrileños tocaron todas las canciones de su emblemático “Paradÿsso”, como no podía ser de otra forma, pero también repasaron otros temas de su discografía que adaptaron a este formato sinfónico, y no solo los que incluyeron en “La Sinfonía Del Paradÿsso”. El primero de ellos en caer fue “Blancanieve”.

MG_8034

Volvimos al Paradÿsso con “Eternidad” y “Lejos”, y el primero de los momentos especialmente emotivos de la noche llegó cuando subieron al escenario los niños del Movimiento Diversitas, jóvenes en situación de vulnerabilidad por razones de discapacidad que pudieron expresar su talento participando en “Náufrago” y regalando ramos de flores a los miembros de la banda que visiblemente emocionados mostraron su complicidad con los miembros, voluntarios, monitores y profesionales del proyecto al que llevan apoyando desde su implantación en 2011. “Cápsula” nos devolvió a la vertiente más eléctrica del combo para acto seguido volver a tocarnos la fibra con “El Viaje”, primer tema interpretado de su último disco “Vulcano” (2016). La emoción a flor de piel con este tema, así como con “Hemoglobina” y “El Hombre De Hielo”, donde la aportación de la orquesta enfatiza el lado épico y emocional de estos temas. Estábamos en el ecuador del concierto y dos de mis temas favoritos estaban a punto de caer. “Vacío”, adaptado a ese formato, suena tan tétrico y evanescente como siempre, y el mítico “Paradÿsso” eleva la temperatura (ya de por sí asfixiante) antes de la primera retirada del grupo de las tablas. La orquesta se mantenía en su posición; estaba claro que el show no iba a acabar ahí, pero lo que no nos esperábamos es que su reanudación tuviera lugar con Carlos Escobedo mezclado entre el público cantando “Estrella Polar”. Un tema que interpretó casi al completo con tan solo el acompañamiento orquestal (algo que se presta muy bien para esta canción) hasta que regresó al escenario para cantar el último estribillo junto al resto de la banda que también hizo su aparición en ese tramo final para volver a descargar decibelios en un momentazo que nos demuestra que nuestros Sôber poco tienen que envidiar a las bandas internacionales que copan el panorama rock y metal en muchos medios. En un set list en el que estaba muy controlado el ritmo del concierto tocaba de nuevo un tema potente y éste iba a ser “No Perdones”, para volver a enlazar con otro himno incombustible de Sôber, un “Arrepentido” tan potente y desgarrado como de costumbre que protagonizó uno de los instantes más fuertes de comunión entre banda y público.

El bis definitivo, estuvo conformado por cuatro canciones que pusieron el broche final al evento por todo lo alto. “Mis Cenizas” evitó que cayéramos en la relajación y los chicos de Diversitas volvieron a subir al escenario para contarnos a todos el buen rollo que les transmite “10 Años”, ¡y a nosotros también! Un lujo verlos disfrutar y bailar mientras Antonio Bernardini, Carlos y Jorge Escobedo se entremezclan con ellos tocando sus instrumentos y haciéndonos a todos partícipes de un momento irrepetible. El show estaba a punto de finalizar y de nuevo dieron espacio a “Superbia” con el tema que da título a aquel disco, donde los coros góticos pregrabados daban paso a la orquesta (durante todo el concierto quedó demostrado que las orquestas no necesitan de ningún director que mueva batutas para sonar perfectamente) que ejecutaba al son de la batería de un enérgico Manu Reyes la melodía grandilocuente de esta canción que volvía a llevarnos a todos bien arriba. Tan arriba que sabíamos que la apoteosis final estaba a punto de llegar con “Loco”, como es costumbre, aunque no quisiéramos creerlo. Yo era escéptico respecto a cómo adaptarían este corte a un formato sinfónico, pero es que no lo hicieron, ni falta que hace. La orquesta se desató y se dedicó a saltar y bailar mientras hacía algún leve acompañamiento a unos Sôber que echaron aquí el resto para cerrar por todo lo alto dos horas de concierto inolvidables para muchos de los presentes y para la propia banda que seguro que lo guarda como uno de los más especiales de su trayectoria.

MG_8012

No te pierdas nuestra amplia galería fotográfica del concierto

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario