Especial “Leitmotif”, 20 años del debut de Dredg

El 30 de mayo de 1998 salía a la venta el álbum debut de una de las bandas de culto más reconocidas del rock alternativo a nivel underground. Fundada en Los Gatos (California) en 1993, la banda formada por Dino Campanella a la batería y teclados, Drew Roulette al bajo, Mark Engles a la guitarra y Gavin Hayes a las voces, publicaba a través del sello independiente Woven Recordings el que era su álbum debut y sobre el que se iba a sustentar uno de los sonidos más originales y reconocibles de la escena, “Leitmotif”.

Se dice que el nombre de Dredg proviene de las iniciales de los miembros de la banda: [D] Drew [R] Roulette [E] Engels [D] Dino [G] Gavin; nada confirmado por el enigmático cuarteto. En 1996, Dredg grabaron y publicaron su primera demo con material original, el EP “Conscious”, que les permitió darse a conocer en lugares tan lejanos como Boston. Un año después publicaron un nuevo EP, “Orph”, que incluye la primera pista instrumental del grupo, “Orph”, intercalada entre dos pistas tan cañeras como “Is Not Everything” y “Kayasuma”. En aquella época el sonido de Dredg era muy agresivo, heredero directo del nu metal más potente, pero cuando este género comenzaba a despuntar y dominar el mundo del rock a nivel mainstream, ellos decidieron ir por un camino diferente… En “Leitmotif”, la banda explora sus posibilidades y ejecuta una especie de rock progresivo muy crudo en el que se empiezan a vislumbrar los arreglos extremadamente pulidos que años más tarde disfrutaremos en “El Cielo” y en “Catch Without Arms”, pero en el que aún tiene mucho peso el ramalazo metalero manifestado en las potentes guitarras distorsionadas y en la voz de Gavin Hayes que muestra un lado tremendamente angustioso que no volveremos a escuchar en los trabajos posteriores. 

“Leitmotif” es un álbum conceptual sobre un hombre que viaja por el mundo para curar su enfermedad moral, un vagabundo en busca de redención. La banda había planeado incluso, lanzar una película de la historia, escrita por Roulette, sin embargo, tras la muerte del actor principal, el proyecto fue desechado. La repercusión que adquirió el trabajo – hablando siempre a nivel underground – hizo que Interscope Records los contratara. La discográfica reeditó “Leitmotif”, con otra portada diferente, el 11 de septiembre de 2001, y publicó los dos discos posteriores de la banda: “El Cielo” y “Catch Without Arms” con los que se cerraba la época dorada del grupo.

El álbum comienza con “易 (Symbol Song)” y la potente interpretación de Hayes junto con los riffs cortantes de guitarra que atesoran una extremada originalidad. El sonido característico de la batería de Campanella también es palpable y muestra que estamos ante un grupo de virtuosos que no hace alarde de sus cualidades sino que las explotan de la mejor manera para transmitir emociones que no todos son capaces ni de sentir ni de transmitir. El mayor pero del álbum, algo que se aprecia ya desde su corte inicial, es el volumen de las pistas del bajo, muy tapadas en la mezcla. A pesar de que los bajos de Roulette se encuentren aparentemente ausentes en la mayor parte del álbum (tan solo “Movement IV: RR” se escapa de este defecto de producción), la banda ofrece un conjunto de composiciones bien elaboradas donde se aprecia la influencia de Tool y donde lo único que sobra son las experimentaciones ruidísticas que colocaron en la intermission post-“Traversing Through the Arctic Cold We Search for the Spirit of Yuta” y al final del álbum, tras los siete minutos de silencio que suceden a “Movement V: 90 Hour Sleep”. Una de las marcas de la casa de Dredg son los interludios instrumentales. En este álbum todos se titulan “Movement” – junto al apellido correspondiente – y ninguno de ellos es accesorio. Sirven de perfectos enlaces para guiarnos por esta historia narrada a través de los temas principales que serían “Lechium”, “Penguins In The Desert” y la sublime “Yatahaze”.  En estos cortes se condensan las virtudes de una banda sostenida sobre el impecable trabajo de Mark Engles a las guitarras, tan delicadas y etéreas en unos momentos, como rabiosas en otros. En definitiva, un álbum del que disfrutar, sin prejuicios, y con el cual debemos dejarnos llevar por la aventajada visión del combo, algo que se aprecia mejor en su totalidad que en los detalles a menudo desperdigados.

 

Dredg en 2002 (Drew Roulette, Mark Engles, Gavin Hayes & Dino Campanella)

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario