Héroes Del Silencio. Especial 25º aniversario de “El Espíritu Del Vino”

Hoy se cumplen 25 años de la publicación de “El Espirítu Del Vino”, el tercer disco de estudio de Héroes Del Silencio. Para muchos, éste es el mejor disco en la carrera de los maños. Yo no sé si adherirme a esta corriente, ya que “Senderos De Traición” y “Avalancha” también son discos espectaculares, pero de lo que no cabe duda es de que “El Espíritu Del Vino” es la obra maestra que consagró a la banda como referencia del rock nacional e incluso internacional.

Tras el tremendo éxito de “Senderos De Traición” en 1991, los Héroes pretendían mantener su estatus y trascender géneros haciendo un disco fuera de lo normal. Para ello, volvieron a ponerse en manos del productor Phil Manzanera, y a finales del 92′ se encerraron a grabar en los estudios Gallery (Surrey Chertsey). El álbum fue después mezclado en los estudios Metropolis (Londres) para lo que contaron con el ingeniero de sonido y mezclas David Nicholas. Invitado especial en las duras sesiones de grabación fue Copi Corellano que colaboró con los teclados, además del propio Phil Manzanera que lo hizo con la guitarra. El resultado ya lo conocemos. Si hay algo que está presente en todo momento en el disco es el exceso. “El Espíritu Del Vino” celebra el descontrol en todas sus facetas. De hecho, si hubieran elegido “El Camino Del Exceso” como título para el mismo, tampoco irían nada desencaminados… Pero la afición de Bunbury por la poesía de Charles Baudelaire le hizo inspirarse en el poema “El Alma Del Vino” para el título del disco y la estética que lo rodea. La portada del álbum, obra de Antonio Díaz,  muestra la calle Alonso I de Zaragoza metida en una bola de cristal. Además, con un admirable esfuerzo promocional de la discográfica EMI, el disco se envió a la prensa en una lujosa caja junto a una botella de vino que hoy en día es es una cotizada pieza de coleccionista.

En lo estrictamente musical tenemos un tremendo disco cuyo sonido podría calificarse de “excesivo” – en el mejor de los sentidos – y donde la cuidadísima producción hizo de “El Espíritu Del Vino” una obra inmortal. El grupo se acercaba cada vez más a ese tono hard rock que ya probaron en algunos cortes de “Senderos de Traición” y que abrazaron completamente en su cuarto y último disco previo a su disolución, “Avalancha”. El riff oscuro y metálico de “Nuestros Nombres”, tema que abre el álbum, es una buena muestra de ello. Tampoco le van a la zaga otras canciones de rock puro y duro como “El Camino Del Exceso” o “Sangre Hirviendo”. Sin embargo, lo que más destaca de este trabajo es la duración y la madurez. En el primer aspecto, es muy remarcable el hecho de que un disco que supera la hora de duración se pueda escuchar del tirón sin que se haga pesado en absoluto. En la edición LP el formato fue de disco doble (toda una rareza en el mercado español) y para la edición CD Manzanera logró convencerles de que saliera en un solo disco; un disco, eso sí, de dieciséis cortes de los que tan solo podríamos calificar de prescindibles las breves e instrumentales “Z” y “El Refugio Interior”, y “Bendecida 2”, introducción a cappella para la poderosa y pasional “Bendecida”. En el segundo aspecto, tendríamos el concepto musical alejado de cualquier complejo. “El Espíritu Del Vino” es extenso, experimental, psicodélico… Las letras poéticas y raritas inspiradas en poetas como William Blake o Pablo Neruda ya eran su seña de identidad, pero además en este álbum se envuelven de filosofía oriental y referencias veladas a las drogas y al espiritualismo. El sonido de este disco es muy difícil de clasificar, tenemos temas calmados con un corte gótico como “Tesoro” o “La Alacena”, y en el extremo opuesto, temas salvajes como “Los Placeres De La Pobreza” o “Sangre Hirviendo”. “Flor De Loto” es quizá la composición más espiritual de todo el álbum y manifiesta las evidentes influencias orientales tanto en la letra como en la música, mientras que “Sirena Varada” es un clásico que podría haber encajado en cualquier álbum de Héroes Del Silencio porque sintetiza la esencia más pura de la banda. Algo parecido podríamos decir de “La Herida”, un tema espectacular que está entre mis favoritos de la banda, y al que, eso sí, creo que le sobra la parte final acelerada que poco aporta a la canción. La versión editada de “Canciones ’84 – ’96” queda más redonda sin ella.

En definitiva, El Espíritu Del Vino” marcó un hito dentro de la música en español por su trascendencia cultural y comercial, y es que no solo llegó a ser disco de oro en España, sino que también lo fue en países como Alemania, Suiza o Méjico.  Enrique Bunbury, Juan Valdivia, Joaquín Cardiel y Pedro Andreu parieron un disco atemporal que envejece como el buen vino y del que yo, personalmente, voy a disfrutar ahora mismo…

 

Héroes Del Silencio (Joaquín Cardiel, Enrique Bunbury, Juan Valdivia & Pedro Andreu)

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario