Riverside – Wasteland (2018)

Riverside están de vuelta. La banda polaca, que lleva en activo desde 2001, regresa este año con su séptimo álbum de estudio que llega a nuestros oídos de la mano de Inside Out Music. “Wasteland” supone su primer álbum tras el trágico y repentino fallecimiento del guitarrista y fundador de la banda Piotr Grudziński el pasado 21 de febrero de 2016, justo antes de su 41º cumpleaños. La tragedia cuestionó la existencia misma de Riverside, pero tras sopesar la opción de poner punto y final al proyecto,  Mariusz Duda (voces, guitarras y bajos), Piotr Kozieradzki (batería) y Michał Łapaj (teclados y Hammond) decidieron continuar con la banda y grabar su siguiente obra como un trío – contando con numerosas colaboraciones, eso sí – y nosotros, la verdad es que nos alegramos, porque este “Wasteland” es, probablemente, el mejor trabajo de su carrera. Un disco hecho desde las entrañas y que merece ser escuchado con atención, desde el principio hasta el final, para lograr comprender toda su dimensión.

Tras el parón por la muerte de Grudziński, Riverside reanudaron su actividad en vivo en la primavera de 2017. Durante la gira “Towards The Blue Horizon” la banda reclutó a Maciej Meller como su guitarrista para los directos, sin embargo Meller – que en “Wasteland” ha colaborado como guitarra solista en la grabación de varios temas – no se ha convertido en miembro oficial de la misma. El trío cuenta con él para sus presentaciones en vivo pero según explica Duda, el nuevo álbum tenía que partir del punto de vista de alguien que ha sobrevivido a una tragedia, y el hecho de que éste sea el primer álbum sin su guitarrista tenía que servir para experimentar musicalmente algo más de lo habitual. La banda ingresó al estudio de grabación en diciembre del año pasado y Mariusz Duda asumió la tarea de guitarrista de la banda, interpretando todas las partes rítmicas, todas las melodías y algunos de los solos.

“Wasteland” es uno de los álbumes musicalmente más pesados ​​y emotivos de la discografía de los polacos. En algunos aspectos, viene a ser como una segunda parte de “Second Life Syndrome” (2005). “Wasteland” comienza con voces a capella (“The Day After”), al igual que el segundo lanzamiento de la banda (con “After”), y termina con una canción titulada “The Night Before” (“Second Life Syndrome” lo hace con “Before”). Además, ambos álbumes comprenden nueve composiciones. Musicalmente también es, como aquel, un álbum pesado aunque algo más accesible. “Wasteland” trata sobre sobrevivir en un mundo después del Apocalipsis. Sin embargo, el simbolismo del álbum se refiere no solo a las visiones post-apocalípticas del mundo, sino también a la muerte de su compañero de banda, al intento de encontrarse a sí mismos dentro de una nueva circunstancia y, en general, a la situación actual de un mundo cada vez más turbulento y lleno de divisiones y conflictos. Un disco emocional y lleno de contrastes. Grave y pesado, pero al mismo tiempo extremadamente melodioso. Después de ese arranque a capella coronado por los violines interpretados por Michał Jelonek, nos topamos con “Acid Rain”, un corte que ellos han subdividido en un inicio pesado, más metalero (Part I. Where Are We Now), y una segunda parte más atmosférica, de rock progresivo más clásico tipo Pink Floyd (Part II. Dancing Ghosts). “Vale Of Tears” enfatiza el lado épico de la banda pese a no ser un tema de largos desarrollos, pero el solo de guitarra de Mateusz Owczarek – un joven y talentoso guitarrista que tocó con la banda durante su concierto homenaje a Piotr Grudziński en Varsovia – le hace ganar enteros. Aquí llegamos el mejor momento del álbum, en mi opinión. Con un “Guardian Angel” protagonizado por la sublime melodía llevada a cabo por las guitarras acústicas de Duda; una melodía que puedes recordar y tararear, algo que pocas veces ocurre en el rock/metal progresivo donde muchos tienden a dar demasiadas vueltas a la idea central, como buscando que sea imposible saber qué va a venir después y casi imposibilitando memorizar una canción. Ese no es el caso de este tema, y es todo un acierto por parte de Riverside. “Lament” es un single excepcional, el tema con más gancho del disco. Un pepino progresivo donde todo está en su sitio: la nítida y melódica voz de Duda te atrapa, los riffs son tan certeros como melódicos, y de nuevo el violín de Michał Jelonek pone un épico broche final al tema. “The Struggle For Survival” es el corte más extenso del álbum. Un tema instrumental que supera los nueve minutos y que también han subdividido en dos partes (Part I. Dystopia y Part II. Battle Royale) que, por otra parte, son difíciles de diferenciar ya que a lo largo de todo el tema pasan de momentos jazzísticos, a otros más funk, mediando momentos más metaleros. Rock progresivo rematado con un final acústico complementado con unos sencillos coros. “River Down Below” es otro de los temas destacados del álbum. Una canción muy bonita, que me recuerda a los noruegos Airbag, donde la voz de Duda brilla como en pocos momentos del álbum y el solo final de Maciej Meller le añade ese toque épico que tan bien le sienta. “Wasteland”, el tema que da título al álbum, tampoco tiene desperdicio. Un corte paradigma del prog moderno, donde destaca el sonido sobrecargado de guitarras y bajos, y las pesadas baterías de Piotr Kozieradzki que dirigen los diversos cambios de ritmo que nos encontramos dentro. Y para colmo, tenemos al versátil teclista de la banda, Michał Łapaj, tocando un theremin para culminar un tema que aúna distintas atmósferas, bailando entre la psicodelia y la distorsión. Canelita fina que da paso a un cierre tan sutil como “The Night Before”, una especie de nana que aporta la calma que el disco pedía para su punto y final.

“Wasteland” es un trabajo excepcional que subraya los elementos más importantes de la música de Riverside. La naturaleza emocional de cada una de las pistas tiene un enorme potencial para cautivar al oyente y su conjunto demuestra que mientras sigan así, la banda varsoviana seguirá siendo un referente del rock/metal progresivo europeo. Este álbum marca un nuevo capítulo, un nuevo y brillante comienzo. 

Riverside (Piotr Kozieradzki, Mariusz Duda & Michał Łapaj)

Lo mejor: “Wasteland” es un disco que te atrapa y no te deja escapar. El sonido logrado por la coproducción de Robert Srzednicki y la propia banda es espectacular, y la narrativa épica y cinematográfica nos lleva a un paisaje de tierra quemada a través de un solitario camino polvoriento y un personaje principal atormentado por experiencias tristes, vislumbrando un halo de esperanza.

Lo peor: Le falta algún tema más con el gancho de “Lament” para redondear esta gran obra.

Riverside “Wasteland” (Inside Out Music)

1. The Day After
2. Acid Rain
3. Vale Of Tears
4. Guardian Angel
5. Lament
6. The Struggle For Survival
7. River Down Below
8. Wasteland
9. The Night Before

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario