Alcest – Spiritual Instinct (2019)

Los creadores del sonido blackgaze están de vuelta con otro majestuoso lanzamiento (seguramente el mejor de su carrera) titulado «Spiritual Instinct». La fórmula consistente en fusionar la pesada y oscura instrumentación del black metal con los dulces y en ocasiones enmarañados pasajes heredados del shoegaze y el post-rock alcanza un nivel superlativo en este nuevo álbum de Alcest que llegó a nuestros oídos a finales de octubre de la mano de Nuclear Blast

En la última década el black metal está sirviendo de campo de pruebas para los experimentos más arriesgados. Lo que en un principio podía parecer un género de lo más cerrado (para los más puristas lo seguirá pareciendo) se ha demostrado con el tiempo que ofrece una cantidad de posibilidades enorme. Sinceramente, nunca me he adentrado mucho en esos terrenos tan pantanosos, pero hay un grupo que escapa de cualquier comparación y que trasciende ésta y cualquier otra etiqueta, llamando poderosamente mi atención. Se trata de este proyecto francés llamado Alcest que comenzó como un proyecto en solitario de Stéphane Paut (más conocido como Neige) hace casi dos décadas y que tras haber contado con varios músicos se ha consolidado como un dúo junto al batería Winterhalter. El tan manido recurso de decir que tal o cual banda tiene un sonido propio alcanza su máxima expresión en Alcest. Muchos lo intentan pero pocos, muy pocos, lo consiguen, y ellos son unos de los elegidos. El talento a la hora de componer del multiinstrumentista Neige está detrás de estas oníricas piezas musicales que a menudo se sitúan en sus recuerdos infantiles y en los paisajes del país de las hadas con el que el artista afirma haber tenido contacto. En la medida en que el compositor sentía ese «instinto espiritual» decidió plasmarlo en este nuevo trabajo grabado de forma analógica en los Drudenhaus Studios de Benoît Roux (Francia). En éste, su sexto disco de estudio, encontramos todos los elementos que han estado ahí en sus trabajos precedentes; podría decirse que es más de lo mismo pero mejor, mucho mejor. De eso me di cuenta rápidamente al escuchar «Protection», el primer single que adelantaron a finales de agosto y que me dejó (como a muchos otros) con la boca abierta. Un auténtico pelotazo que engancha desde la primera escucha, y eso no es nada fácil cuando hablamos de unos sonidos tan poco mainstream como los que nos regalan Alcest. Las voces siguen teniendo un papel más bien de acompañamiento que principal, pero el riff dominante y el punteo que dibuja la misma línea melódica son dignos de cualquiera de las grandes bandas de rock-metal alternativo que encabezan los grandes festivales estivales. Y cuando un mes después nos anticiparon «Sapphire», las sospechas se confirmaron: ¡no iban de farol!. El arranque con esa melodía de guitarra tan pegadiza y esa batería superseca nos pone los dientes largos y cuando entra la delicada voz de Neige ya no nos lo podemos quitar de la cabeza. Han dado con la tecla y han sabido evolucionar hacia un sonido más accesible sin traicionar los fundamentos que los han llevado hasta aquí. Además, estos dos temas cuentan con unos videoclips espectaculares. No quisieron guardarse nada y los dos temas publicados antes de la fecha de salida de «Spiritual Instinct» son realmente los mejores del álbum, pero esto no quiere decir que el resto sean despreciables, en absoluto, quizá cueste encontrar el mismo nivel de excelencia pero son auténticas joyas que merecen ser descubiertas. El inicial «Les Jardins De Minuit» conjuga a la perfección las voces casi angelicales con los típicos blastbeats, las guitarras agresivas y los guturales. El cielo y el infierno juntos en una misma pieza. “L’île des Morts”, el tema más largo con nueve minutos de duración, es un corte que no por sonar más crudo es menos fino. Destaca el dinamismo y la fuerza de la percusión junto a la capacidad envolvente de las guitarras, ya sea en su versión limpia como distorsionada. «Le Miroir» arranca con un bajo sobresaturado y una batería de ultratumba que rápidamente dejan paso a una melodía de guitarra típica del post-rock que luego se ve acompañada por unos teclados casi ochenteros antes de que entre la voz de Neige con tanto reverb que parece que estuviera en una catedral susurrando unos cantos gregorianos. Es la canción más tranquila del álbum y una auténtica delicia. El broche final lo pone el corte que da título al álbum, un «Spititual Instinct» que nos lleva de nuevo a los terrenos explorados en «Protection» y «Sapphire» con unas melodías soberbias. 

«Spititual Instinct» es, en definitiva, un álbum vanguardista y conmovedor. Un trabajo que asentado sobre el particular universo de fantasía y creatividad de ese artista de culto que es Neige, consigue alcanzar unas cotas de belleza inauditas. En una época en la que parece que todo está inventado ya, el dúo francés es capaz de seguir innovando y conectar de manera emocional con el oyente como pocos son capaces de hacer. Alcest en estado puro.

Alcest (Neige & Winterhalter)

Lo mejor: Alcest han evolucionado su fórmula hasta (prácticamente) lograr la perfección. «Spiritual Instinct» es una nueva demostración de cohesión compositiva y conceptual incomparable, al menos en su terreno.

Lo peor: ?

Alcest «Spiritual Instinct» (Nuclear Blast)

  1. Les Jardins De Minuit
  2. Protection
  3. Sapphire
  4. L’Île Des Morts
  5. Le Miroir
  6. Spiritual Instinct

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario