HIM: Todos sus discos ordenados de peor a mejor

Tras conocer el mes pasado que Ville Valo va a publicar su debut en solitario a principios de 2023 («Neon Noir» se llamará la criatura) hemos decidido dedicarle este especial sobre su discografía a la banda que lideró durante más de veinte años, y es que no es nada fácil crear una marca tan reconocible como HIM bajo un símbolo como el heartagram, un sonido realmente propio y reconocible como el que denominaron love metal, ni hacer que varias generaciones queden marcadas por unas canciones ya legendarias. Es, por lo tanto, un buen momento (como cualquier otro) para dejarse llevar por la nostalgia y poner en solfa la carrera musical de la banda nórdica, con sus luces y sus sombras. Una carrera musical que, curiosamente, hasta que entró en barrena en su tramo final, alternó discos realmente brillantes con otros que simplemente cumplían el expediente. Vamos al lío pues…

 

Tears On Tape (2013)

Empezamos por el final, y es que los últimos años de la banda fueron los de su evidente declive artístico. Poco que decir tengo acerca de este álbum ya que «Tears On Tape», el octavo de su carrera no me enganchó en ningún momento. Se trata de un trabajo totalmente carente de punch, pop a más no poder. Que sí, que se puede escuchar sin echar las tripas por la boca, pero no está a la altura de una banda de su nivel y certificó el final de la misma. Su batería, Gas Lipstick, decidió abandonar la banda dos años después de su lanzamiento, y en 2017 finalmente Ville Valo anunció el final de la banda después de una gira de despedida cuyo último show tuvo lugar en la víspera de Año Nuevo de 2017 como parte del Festival Helldone.

 

Screamworks: Love In Theory And Practice (2010)

El séptimo disco de estudio de HIM supuso un bajón notable respecto a su predecesor «Venus Doom». Excesivamente romántico, popero y hedonista, «Screamworks: Love In Theory And Practice» podríamos decir que fue el principio del fin de HIM. Tiene su último single destacable, «Heartkiller», pero esto es algo que se le antoja insuficiente a cualquier fan acostumbrado a tener cuatro o cinco hits mínimo por álbum.

 

Dark Light (2005)

Tras la publicación de «Love Metal» en 2003, HIM estaban en el momento más dulce de su carrera. Aquel éxito de crítica y público ponía el listón muy alto, quizá demasiado, y el eterno objetivo de superar – o al menos igualar – el nivel del último disco se les hizo bola a Valo y los suyos. Su quinto álbum, el primero grabado en Estados Unidos, inició una tendencia más alternativa en pos de conquistar el mercado americano, algo que no lograron realmente, no convenciendo tampoco en exceso a sus seguidores europeos. No obstante, y pese a que es uno de sus trabajos más flojos, le tengo cierto cariño ya que en su gira de presentación por España es la primera vez que vi a HIM en directo. Además, temas como «Killing Loneliness», «Behind The Crimson Door» y, sobre todo, «»Rip Out The Wings Of A Butterfly» son joyitas que no pueden ser ignoradas.

 

Deep Shadows And Brilliant Highlights (2001)

«Deep Shadows And Brilliant Highlights» es el tercer álbum de estudio de la icónica banda finlandesa y el que podría considerarse como el primer desliz, aunque si nos atenemos al éxito de los tremendos singles «Pretending», «In Joy and Sorrow» y «Heartache Every Moment» nadie lo diría. El disco tuvo una producción y grabación conflictivas debido en parte a las interferencias externas encaminadas a repetir el éxito del predecesor «Razorblade Romance». Como resultado, el primer álbum con Janne «Burton» Puurtinen como teclista tras la salida de «Juska» Salminen presenta un sonido más delicado y orientado al pop. Fue un trabajo hecho a toda prisa para que la gente no se olvidara de la banda y eso fue en detrimento de la calidad compositiva, sin embargo, si lo escuchara sin saber quien lo firma seguramente le daría un notable así que tampoco se puede decir que «Deep Shadows And Brilliant Highlights» sea un disco mediocre.

 

Venus Doom (2007)

«Venus Doom» es el último de sus grandes discos. Grabado en los Finnvox Studios de Helsinki con los productores Hiili Hiilesmaa y Tim Palmer, quienes habían colaborado con la banda en varias ocasiones, este su sexto disco de estudio fue lanzado en septiembre de 2007 y se convirtió en un nuevo éxito debido a la eficiencia con la que lograron fusionar el sonido oscuro y poderoso de sus primeros tiempos con la vertiente más alternativa y popera que habían ido desarrollando a lo largo de los años. Es uno de los discos más pesados de HIM, enfatizando la influencia de bandas como My Dying Bride, Anathema o Paradise Lost, pero sin perder accesibilidad. Gran parte de los temas líricos se inspiraron en las dificultades personales de Valo como la ruptura con su prometida Jonna Nygrén o su abuso del alcohol. Aunque sea triste, va a resultar que es cierto que es necesario bajar a los infiernos para componer trabajos profundos y atormentados…

 

Greatest Love Songs Vol. 666 (1997)

El tercer cajón del podium se lo damos a su disco debut, un «Greatest Lovesongs Vol. 666» que con el paso de los años se ha ido convirtiendo en un disco (aún más) de culto. Grabado en quince días del verano de 1997 junto a su gurú, el productor Hiili Hiilesmaa, este álbum marca las líneas maestras del sonido HIM, una tenebrosa y seductora combinación de heavy metal y rock gótico de los 80 con letras centradas en temas de amor y muerte. El álbum es el único que cuenta con el teclista Antto Melasniemi y al baterista Juhana «Pätkä» Rantala en sus créditos, los cuales tuvieron un paso efímero por el combo pero ayudaron a poner los cimientos de la carrera de la banda más exitosa de Finlandia. Con él se situaron entre los grupos más reconocidos de su país y comenzaron a hacerse un nombre importante por todo el norte de Europa. «Greatest Lovesongs Vol. 666» desprende una magia y un misticismo únicos; cierto es que rellenaron el tracklist con dos versiones: «(Don’t Fear) The Reaper» de Blue Öyster Cult y «Wicked Game» de Chris Isaak, las cuales igualan (sino superan) tanto en calidad como en popularidad a las originales, pero es que sus temas originales son de un nivel espectacular, convirtiéndose algunos de ellos como «Your Sweet Six Six Six», «It’s All Tears (Drown In This Love)» o «When Love And Death Embrace» en himnos imperecederos para todos los seguidores de la banda. 

 

Love Metal (2003)

Tras el pelotazo de «Razorblade Romance» y la ligera decepción que supuso su continuación «Deep Shadows And Brilliant Highlights» tocaba reválida para HIM y vaya si la lograron… Titularon a su cuarto disco de estudio «Love Metal», el término que acuñaron para definir su sonido unos cuantos años atrás, lo cual ya era en sí mismo toda una declaración de intenciones. Y si a eso le sumamos el espectacular artwork, que incluía por primera vez su famoso heartagram de modo predominante, queda claro que querían dar un puñetazo encima de la mesa. Después del agotador ciclo de giras de sus álbumes anteriores que casi rompe la banda, el quinteto se puso manos a la obra y se encerró en los Finnvox Studios en septiembre de 2002 junto a Hiili Hiilesmaa, quien anteriormente había producido su álbum debut con el objetivo de recuperar la rabia de sus orígenes. Lanzado el 11 de abril de 2003, «Love Metal» plasma un sonido crudo y orgánico, muy denso pero a la vez muy pulcro y es considerado por muchos su mejor trabajo. Se lanzaron tres sencillos, del calibre de «The Funeral Of Hearts»,  «The Sacrament» y «Buried Alive By Love», produciendo vídeos musicales para los tres, con el skater profesional y miembro de Jackass, Bam Margera, dirigiendo dos de ellos, pero es que este álbum tiene temas menos conocidos como «Soul On Fire», «Sweet Pandemonium» o «The Path» que son auténticas delicatessen. Discazo.

 

Razorblade Romance (1999)

La joya de la corona. «Razorblade Romance» representa la excelencia y la cuadratura del círculo. El segundo álbum de estudio de la banda finlandesa se puede considerar como la obra cumbre del rock/metal gótico. Comenzaron a grabar el álbum de nuevo con el productor Hiili Hiilesmaa, sin embargo, estas primeras sesiones no tuvieron éxito y partieron las peras, reclutando para la causa a John Fryer, conocido por sus producciones junto a Depeche Mode y Nine Inch Nails. Se mudaron a los Rockfield Studios en Gales para grabar y lanzaron internacionalmente el álbum el 24 de enero de 2000. «Razorblade Romance»  presentaba una producción más elegante y un sonido más melódico en comparación con su debut. El primer álbum de HIM con el baterista Mika «Gas Lipstick» Karppinen y el único con el teclista Jussi-Mikko «Juska» Salminen es una colección de hits de principio a fin. El gran pelotazo lo dieron con su sencillo principal, «Join Me in Death», pero la lista de temazos que contiene es inabarcable, depende de la edición que tengas (porque sacaron varias), pero los hay de todos los colores: potentes y directos a la yugular como «Right Here In My Arms», «I Love You (Prelude To Tragedy)», «Poison Girl» o las renovadas «Your Sweet Six Six Six» y «Wicked Game», medios tiempos oscuros y melódicos como «Razorblade Kiss», «Heaven Tonight» o «Resurrection», y baladas tenebrosas y conmovedoras como «Gone With The Sin» y «Bury Me Deep Inside Your Heart». En definitiva, un álbum sublime que caló hondo en cientos de miles de fans alrededor de todo el mundo y que recibió premios y condecoraciones a tutiplén, catapultando al grupo de Helsinki al estrellato.

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario