Thrice – Horizons / East (2021)

Un nuevo disco de Thrice siempre es una buena noticia, y este no iba a ser una excepción. Pueden despistarte pero nunca decepcionarte. El undécimo álbum de estudio de los de Irvine (California) es una experiencia trascendental que recorre la línea entre el terror existencial y la emoción, mezclando elementos de su clásico post-hardcore con pinceladas de grunge, emo y prog. «Horizons / East» ve la luz de la mano de Epitaph Records y podría resumirse como un compendio de las mayores virtudes expuestas por Thrice entre «Vheissu» y «Palms». Ahora rabiosos, ahora calmados; ahora dulces, ahora amargos; ahora agresivos, ahora conciliadores; ahora directos, ahora rebuscados; pero siempre profundos y huyendo de banalidades.

El distanciamiento gradual de Dustin Kensrue de sus lazos religiosos parece haberle provocado un desconcierto que queda claramente reflejado en sus letras. Sin embargo, el uso de metáforas filosóficas que siempre ha sido su seña de identidad hace que el contenido lírico del álbum no sea, en absoluto, obvio, permitiendo que cada oyente lo haga suyo. Sonoramente, también cada uno puede hacerlo propio porque, como cualquiera puede imaginar, este no es un disco fácil de encasillar. Con el tema de apertura, «The Color Of The Sky», continúan donde lo dejaron en «Palms», dándole gran peso a los sintetizadores, sobre todo al inicio, y navegando entre el indie y el post-hardcore, pero a lo largo de todo el álbum son los elementos de rock progresivo y post-rock los que se filtran por todas partes, como queriendo desmarcarse de una línea continuista, pero a la vez logrando ser plenamente reconocibles. Se puede decir, de hecho, que Thrice son un género musical en sí mismos. El groove de la sección rítmica impuesta por los hermanos Breckenridge cobra más protagonismo que nunca, y cortes como el explosivo «Scavengers» – primer adelanto que nos mostraron hace un par de meses – o el pegadizo «Buried In The Sun» son buena muestra de ello. De hecho, en este último contrasta la agresividad en las voces durante las estrofas con ese ritmo rollo Queens Of The Stone Age que marca la tónica en la mayor parte del corte. «Northern Lights» es otro de los cortes más destacados. Sutilidad es la palabra que quizá mejor lo define, y por mucho que el estribillo nos resulte demasiado familiar, los juegos de guitarras Kensrue-Teranishi adquieren un aire math-rock de lo más interesante. Sin embrago, en «Summer Set Fire To The Rain» cambian totalmente de tercio y nos muestran un tema que crece a partir de un riff muy punk-rock, aunque tenga un puente reposado que utilizan para rebajar la tensión y para volver a venirse arriba con versos corales y coreables que devienen en un final rabioso. La clásica montaña rusa, vamos. Y de ahí a «Still Life» sí que hay un mundo. Un corte experimental – el más largo del álbum – realmente bello. Destacan una prodigiosa línea de bajo, y un sonido inquietante perpetrado por unas guitarras mágicas entre las que parece que va a asomar Jeff Buckley en cualquier momento. Probablemente, mi canción favorita. «The Dreamer» es enigmático también, aunque más directo y aguerrido. Podría decirse que es un tanto errático por ese medio rapeo de los versos en el que Kensrue no parece sentirse cómodo y que tratan de compensar con un estribillo de alma pop que tampoco convence como debería. Vuelven a tirar para arriba con otro de los singles, un «Robot Soft Exorcism» muy influenciado por Radiohead, tanto por los de «OK Computer» como por los de «Kid A». En «Dandelion Wine» rinden homenaje a la novela del mismo título de Ray Bradbury y lo hacen con suavidad, aunque en el último tercio las guitarras se afilen en clave post-rock. Y esta es la última demostración de inspiración antes del cierre que llega con «Unitive/East», un corte demasiado experimental y sencillamente soso. Mucho piano, mucho sintetizador y voces sobreproducidas y/o robotizadas que consiguen que el nivel del álbum descienda levemente. Queda pendiente la publicación de un disco titulado «Horizons / West» que complementará este. Veremos si solo a nivel conceptual como en los «The Alchemy Index» o si también en lo que se refiere al sonido. Estaremos expectantes.

Thrice (Teppei Teranishi, Eddie Breckenridge, Dustin Kensrue & Riley Breckenridge)

Lo mejor: El mejor álbum desde su reaparición. Thrice son un género musical en sí mismos y este «Horizons / East» viene a ser un viaje sensorial que compila las mayores virtudes expuestas entre «Vheissu» y «Palms».

Lo peor: «Unitive/East» no es el broche dorado que el álbum merece.

Thrice «Horizons / East» (Epitaph Records)

1- The Color Of The Sky
2- Scavengers
3- Buried In The Sun
4- Northern Lights
5- Summer Set Fire To The Rain
6- Still Life
7- The Dreamer
8- Robot Soft Exorcism 
9- Dandelion Wine
10- Unitive/East

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario