Lucifer – Lucifer II (2018)

Ya podemos disfrutar del segundo lanzamiento discográfico de Lucifer. La banda liderada por la vocalista alemana Johanna Sadonis (ex-The Oath) tiene nuevo disco y lo han titulado “Lucifer II”. Puede parecer que no es muy original, y así es, pero es bastante apropiado teniendo en cuenta lo que nos encontramos dentro y las vicisitudes que lo rodean. Este segundo trabajo supone un renacer para el proyecto, tanto en el concepto musical como en el lineup de la formación, y llega a nosotros de la mano del sello Century Media Records por el que ficharon recientemente.

En Berlín, en 2014, y a raíz de la abrupta separación con su antigua banda, Johanna Sadonis creó Lucifer con el objetivo de canalizar su amor por el rock pesado, oscuro y cautivador de los años 60 y 70. Inspirada por bandas que van desde Black Sabbath, Deep Purple o Blue Öyster Cult hasta Steppenwolf, Heart o Fleetwood Mac, se asoció con Gaz Jennings, el legendario ex-guitarrista de Cathedral, para conjurar un sonido que debía mucho a las raíces doom metal de su colaborador dando como resultado un álbum debut homónimo que recibió elogios generalizados y la atención de los medios especializados. Hacia finales de 2016 Sadonis se encontró en una encrucijada inesperada después de la partida amistosa de Jennings. Decidida a seguir adelante con el proyecto, la cantante siguió avanzando y, por un afortunado golpe del destino, tropezó con su compañero de composición perfecto para el segundo capítulo de la saga de Lucifer, que no es otro que el vocalista, multiinstrumentista y productor Nicke Andersson. Con un variado trasfondo musical, aquí Andersson se sienta en la batería (como hacía en sus inicios en Entombed) para marcar el ritmo de unas nuevas composiciones que ganan en velocidad y ritmo en detrimento de los tiempos más lentos característicos del doom, pero sin perder esa esencia oscura que inspira un nombre como Lucifer. Eso sí, no os esperéis un ejercicio de rock satánico ni nada parecido, detrás de la imagen de diablesa sexy que inspira Sadonis tenemos una voz angelical y enérgica perfecta para esta explosión de rock exuberante. El poder del riff, la melodía y el groove insistente crean una curiosa magia que solo los verdaderamente inspirados pueden aprovechar. Y ahí es donde entra Lucifer. Estos renegados del rock & roll psicodélico han vuelto con un nuevo sonido y un espíritu revitalizado que promete impulsarlos hasta la cima. Rock lleno de dinámicas que ponen la piel de gallina, coros con vocación de himnos y momentos de rock ácido. Virando desde temas pegadizos y coreables como el vibrante “California Son” con el que se abre el disco, a los acordes más melancólicos y audaces de “Reaper On Your Heels”, pasando por la grandiosidad progresiva del lisérgico “Faux Pharaoh” con el que ponen el broche final al más puro estilo Black Sabbath, nos damos cuenta de que el sonido de la banda ha alcanzado un nivel sublime. Es complicado destacar temas individualmente porque todos y cada uno son una joya en sí mismos, formando un disco compacto donde todo está en su sitio, pero si me tengo que decantar por alguno que ejemplifique lo que nos encontramos en “Lucifer II” éste podría ser “Phoenix”. Con un inicio en un rollo muy a lo Hellacopters, donde se aprecia de forma manifiesta la mano de un Nicke Andersson que convierte en oro todo lo que toca, la canción progresa hacia terrenos más oscuros donde apreciamos tintes de stoner sin desviarse, por otra parte, de la esencia rocanrolera que impregna el álbum. Rock & roll, eso sí, afinado en tonos graves y con arreglos que pueden ser del gusto de los amantes del rock gótico o el occult rock que tanto arraigo tiene en el norte de Europa, de donde proceden los miembros del combo.

“Lucifer II” es en gran medida un trabajo de amor que permitió a Johanna y su nuevo socio musical desarrollar un fuerte vínculo creativo – y ya se sabe, el roce hace el cariño… – a partir del cual entraron en el estudio de Nicke Andersson en Estocolmo, The Honk Palace, en el verano de 2017  para grabar este nuevo disco. Sin tiempo para reclutar nuevos miembros, Andersson tocó él mismo la batería, el bajo y la mitad de las partes de la guitarra, y el guitarrista principal, Robin Tidebrink, añadió finalmente su distintivo toque a las seis cuerdas en el resto. El álbum fue mezclado por el productor sueco Ola Ersfjord (Tribulation, Primordial…) en Cuervo Recording Services en Madrid. Una vez terminado, la siguiente tarea fue reclutar a los músicos adecuados para ejecutar estas nuevas canciones en vivo. Martin Nordin, de la banda sueca Dead Lord, como segundo guitarrista, y el austriaco Alex Mayr en el bajo completan ahora el lineup de esta banda de rock & roll que muta y se expande hacia algo único y extraordinario, y cuyo directo estamos deseosos de presenciar para poder confirmar las enormes expectativas que han creado en estudio.

Lucifer (Robin Tidebrink, Johanna Sadonis & Nicke Andersson)

Lo mejor: Lucifer emprenden un nuevo camino con éste, su segundo álbum. El espíritu del hard rock de los 70′ ha encontrado a unos de sus defensores más apasionados y dotados. “Lucifer II” es una joya del nuevo rock & roll pesado, que con la vista puesta en los clásicos tiene visos de convertirse en uno de ellos.

Lo peor: No acabo de encontrarle grandes peros.

Lucifer “Lucifer II” (Century Media Records)

01. California Son
02. Dreamer
03. Phoenix
04. Dancing With Mr. D
05. Reaper On Your Heels 
06. Eyes In The Sky
07. Before The Sun
08. Aton
09. Faux Pharaoh

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario