Foo Fighters – Concrete And Gold (2017)

El pasado 15 de septiembre salió a la venta Concrete and Gold”, el noveno álbum de estudio de Foo Fighters. Había expectación por ver qué nos ofrecían Dave Grohl y los suyos después del errático “Sonic Highways” de hace 3 años. En aquella ocasión, fuimos muchos los que nos sentimos decepcionados con ese disco de enfoque histórico-experimental. Ellos mismos parecieron darse cuenta y ahora nos ofrecen un disco más convencional, un disco más en la línea del “Wasting Light” que de los pretenciosos “In Your Honor”, “Echoes, Silence, Patience & Grace” o el propio “Sonic Highways” que salvo algunos hits marca de la casa dejaban bastante que desear.

Con el reto autoimpuesto de superarse, Foo Fighters aparecen en 2017 con nuevo trabajo. Y aunque parece claro que nunca superarán “The Colour And The Shape” o “There Is Nothing Left To Lose” podemos sentirnos satisfechos con esta nueva entrega. La brillante producción de Greg Kurstin es palpable en cortes como el inicial “T-Shirt” o “The Sky Is A Neighborhood” donde combina el minimalismo de unas partes con la sobreproducción de otras, dándole a cada momento lo que pide, conjugando en ocasiones una gran variedad de instrumentos para elevar la fuerza de las notas. “Run” es el tema más exuberante del disco, el que muestra al Grohl más rabioso antes de dar paso al estribillo más arena rock. “Make it right” arroja el descaro de la mejor escuela glam, una pieza que no desentonaría nada en la nueva obra de sus amigos los Queens of the Stone Age. “La Dee Da” juega con la tecnología y unas voces distorsionadas que lo convierten en un corte de rock moderno en la línea del anterior, en el que Hawkins comparte (como en varios temas más) las tareas vocales. El lado Beatle que anunciaron se aprecia claramente en cortes como “Dirty Water”, cuyos arreglos y coros son de claro acento Abbey Road, o “Sunday Rain”, en la que no en vano, colabora tocando la batería ni más ni menos que Sir  Paul McCartney, amigo personal de Dave Grohl. “Happy Ever After (Zero Hour)” es una bonita balada que sigue esa senda trazada por los de Liverpool cuarenta años atrás… “The Line” es la última explosión de fuegos artificiales del LP, con unos arreglos de guitarra en las estrofas que recuerdan a los Thrice de “Vheissu” y uno de esos estribillos alegres y potentes que pocos como ellos saben facturar, mientras que para cerrar este “Concrete And Gold” eligen la canción que da título al disco, un tema lento e introspectivo que ahonda con corrección pero sin brillantez en su lado más experimental.

Foo Fighters (Taylor Hawkins, Pat Smear, Dave Grohl, Rami Jafee, Chris Shiflett & Nate Mendel)

Lo mejor: “Concrete And Gold” es un disco serio, un trabajo ambicioso que bebe fundamentalmente del rock de los sesenta y setenta y que aunque no esté entre sus mejores discos, sí que está a la altura de una banda tan sobreexpuesta y gigantesca como es Foo Fighters hoy en día.

Lo peor: Aunque hagan buenos discos siempre se espera más de ellos de lo que ya pueden ofrecer. La fuerza arrolladora de sus directos se pierde en buena parte en sus trabajos de estudio.

Foo Fighters “Concrete And Gold” (Rosswell Records / RCA Records)

01 T-Shirt
02 Run
03 Make It Right
04 The Sky Is a Neighborhood
05 La Dee Da
06 Dirty Water
07 Arrows
08 Happy Ever After (Zero Hour)
09 Sunday Rain
10 The Line
11 Concrete and Gold

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario