Sôber – Elegía (2021)

¡Sôber están de vuelta! Cinco años después de «Vulcano» ya tocaba. Cierto es que en ese tiempo hemos disfrutado del lanzamiento de «La Sinfonía Del Paradÿsso» con su correspondiente gira sinfónica y que hemos sufrido una pandemia mundial que aún se resiste a abandonarnos, pero la espera se nos antojaba demasiado larga a los que esperábamos como agua de mayo un nuevo artefacto sonoro por parte de los reyes del metal melódico en español. Afortunadamente, todo llega, y lo madrileños han vuelto a seducirnos y cautivarnos con «Elegía» (no entiendo por qué lo han estilizado como  «E-L-E-G-Í-A», pero bueno), un álbum poderoso editado de nuevo a través de El Dromedario Records y cuyo artwork corre a cargo de Diana Escobedo, hija del vocalista de la banda. En él volvemos a disfrutar de su personal magnetismo lírico y musical con el que han sentado cátedra a lo largo de las casi tres décadas de carrera que llevan sobre los escenarios, si no exceptuamos el parón que se tomaron entre 2005 y 2010 en el que rellenaron ese vacío con proyectos musicales de la envergadura de Savia y Skizoo. 

Formado por diez canciones de nueva composición, más la dulce versión a piano y voz de «Eclipse» junto a Ana Fernández-Villaverde (más conocida como La Bien Querida) que nos regalan a modo de epílogo y con la cual se ganarán el favor del público indie, «E-L-E-G-Í-A» pone de manifiesto que Sôber no tienen dos discos iguales. Tampoco es que sea un disco revolucionario ni que tenga nada que no hallamos escuchado antes en ellos; el uso de los sintetizadores ya lo habían explotado, sobre todo en «Letargo», y los coros en latín que aparecen en «Elegía» y «El Día De La Liberación» ya los habían implementado en «Superbia», pero sí que desarrollan más en profundidad el aura progresiva que siempre ha planeado en sus composiciones. Por mucho que Carlos Escobedo nos pusiera los dientes largos en la entrevista de hace más de un año indicándonos que este nuevo disco iba a tener más reminiscencias de “Morfología” que «Vulcano», y que iba a sonar más sencillo, directo y contundente, yo no lo aprecio así. Los que esperen aquella crudeza, tanto a nivel de sonido como en las letras, ya se pueden ir olvidando. Eso tampoco quiere decir que «E-L-E-G-Í-A» sea necesariamente un peor disco que «Morfología» o «Synthesis», simplemente es distinto, son etapas diferentes y prácticamente ningún grupo o artista compone igual cuando tiene veintitantos años que cuando tiene cuarenta y tantos. Eso hay que entenderlo y bajo esa perspectiva hay que afrontar su escucha. El álbum se erige sobre los tres singles publicados previamente al lanzamiento del disco. El primero de ellos, «Mi Heroína», muestra ese rollo prog modernete al que hacía referencia anteriormente por el empleo de sintes que refuerzan a las guitarras y que recuerda a los últimos Soen, «Verona» es un nuevo clásico en el que su característica mezcla de contundencia y melodía alcanza altas cotas de genialidad y «Eclipse» podríamos definirlo como una balada gótica, una canción con un tempo lento, pesada, oscura y tremendamente evocadora. A partir de ahí, podemos destacar también la épica del tema que da título al álbum, el halo industrial a lo Rammstein que se vislumbra en «El Día De La Liberación» con esa fusión de contundentes riffs de guitarra y electrónica, la versatilidad de «Oasis» con ese riffarraco de inicio apoyado por los sintetizadores, el punteo moruno en la parte central y las guitarras acústicas finales, y sobre todo «Máscara De Hierro», un corte de metal mainstream con mucho gancho y con cierto aire a éxitos pretéritos como «El Hombre De Hielo» o «La Nube», los hits de «Reddo». Todo eso en su «haber», en su «debe» un tramo final del álbum en el que desciende el nivel con «La Noche Más Larga», «Seda Y Plomo» y «9 Musas» como temas que no cumplen las expectativas, al menos las mías, claro está.

En líneas generales, podemos afirmar que «E-L-E-G-Í-A» es un gran álbum que si bien no va a pasar a formar parte de su podium creativo, sí que tiene canciones memorables que engordarán la extensa lista de éxitos de Sôber. Un trabajo notable que, como siempre, cuenta con un sonido impecable y una magnífica producción, aunque en algún momento pueda pecar de excesiva. 

Sôber (Jorge Escobedo, Antonio Bernardini, Carlos Escobedo & Manu Reyes)

Lo mejor: «E-L-E-G-Í-A» es una nueva muesca en el revólver de los reyes del metal melódico en español. Diez nuevas canciones que, como siempre, cuentan con una producción exquisita y contribuyen a acrecentar la leyenda de la banda madrileña.

Lo peor: Su noveno disco de estudio no decepciona pero tampoco sorprende. La crudeza (tanto en el sonido como en los textos) de sus inicios se fue para no volver.

Sôber «E-L-E-G-Í-A» (El Dromedario Records)

1– Mi Heroína
2– Elegía
3– Eclipse
4– Oasis
5– El Día De La Liberación
6– Verona
7– Máscara De Hierro
8– La Noche Más Larga
9– Seda Y Plomo
10– 9 Musas
11– Eclipse (versión piano y voz con La Bien Querida)

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario