The Hellacopters – Eyes Of Oblivion (2022)

Llegó el momento que todos los amantes del rock n’ roll estábamos esperando; el nuevo disco de The Hellacopters ya es una realidad. Catorce años después de su última entrega discográfica – diecisiete si nos atenemos a un álbum de composiciones propias – por fin ve la luz un nuevo disco de estudio de la banda que lideró la escena del rock escandinavo que nos encandiló a finales de los noventa y principios de los 2000. «Eyes Of Oblivion» es el título de esta colección de diez temas que abarcan treinta y cinco minutos de rock n’ roll frenético, y que por primera vez, publican a través de Nuclear Blast Records.

Mucho se habla de si este disco era necesario o no, que si suena a Imperial State Electric y que para eso Nicke Andersson podría haberlo sacado bajo esa marca, etc etc. Después de escucharlo, yo me pregunto: ¿acaso eso importa?, y si eso fuera cierto ¿qué hay de malo en ello?. Yo tengo muy claras las respuestas. A ver, podemos darle muchas vueltas a los miembros que entran y salen de la formación, a lo que aporta o no cada uno – bien sea a nivel musical o meramente de imagen – y a todas esas vicisitudes que rodean al combo de Estocolmo, pero todos sabemos que a nivel creativo The Hellacopters es Nicke Andersson y que Nicke Andersson es The Hellacopters, y no creo que haya que hacer tesis doctorales para confirmarlo, ni tampoco para desmentirlo. Imperial State Electric no fue más que una evolución lógica de The Hellacopters (¡a Dios gracias!) cuando decidió poner punto y final a la trayectoria de su banda más reconocida, y los Hellacopters actuales no son más que una prolongación de donde lo dejaron en 2008 ahora que ha decidido que aquello fuera un punto y seguido, añadiéndole, eso sí, el poso y la madurez adquiridos estos años al frente de ISE. Pese a que su hiperactividad musical ha encontrado como vía de escape la banda que lidera junto a su mujer Johanna Sadonis (Lucifer) en la cual toca la batería, Royale sigue siendo la cabeza pensante en The Helacopters y su sello personal es más que reconocible en «Eyes Of Oblivion», de hecho, el disco ha sido producido al alimón entre él mismo y Chips Kiesbye, productor de todos los álbumes de la banda desde el «High Visibility». Respecto al lineup de la banda de hace tres lustros, Dregen sustituye al malogrado Robert «Strings» Dahlqvist, y Dolf De Borst hace lo propio con Kenny Hakansson, completando así la actual formación junto a Matz Robert Eriksson, Anders Lindström y el propio Nicke Andersson. Y metiéndonos ya en harina, tenemos que el tema de apertura es toda una declaración de intenciones por parte de la banda. «Reap A Hurricane», que también fue el primer single extraído del álbum, es un auténtico pelotazo de su característico rock n’ roll high energy que nadie se extrañaría si nos dijeran que es un bonus track de «By The Grace Of God», con ese teclado martilleante del estribillo marca de la casa. En esa misma línea tendríamos «Can It Wait» y, sobre todo, un «Eyes Of Oblivion» que apunta a nuevo clásico. Buena elección por su parte es que el tema que da título al álbum sea uno de los que mejor muestran a los Hellacopters más reconocibles (mágico el punteo inicial). «Positively Not Knowing» es adictiva y pegadiza, y además nos regala solos de guitarra por doquier, mientras que «Beguiled» destila aromas ramonianos – sobre todo por el endiablado ritmo de las baterías – en otro tema efectivo que entra sin problemas, aunque tampoco forma parte de mis favoritos del lote. El que sí que se ha ganado un hueco preferente en mi corazoncito es «So Sorry I Could Die», una balada, por así decirlo, con mucho poso blues y un ramalazo de épica zeppeliana muy marcado. «A Plow And A Doctor» tiene un aura oscura con ese punteo psychobilly, y luego tenemos medios tiempos aguerridos como «The Pressure’s On» o «Tin Foil Soldier», canción de rock n’ roll efectivo y reposado, más de lo que parece indicar el punteo de apertura, que linda con el AOR en el estribillo. Echa el cierre un festivo «Try Me Tonight», que a modo de colofón atufa un poco a homenaje a Kiss.

En definitiva, «Eyes Of Oblivion» es un disco más que digno para el legado de The Hellacopters. Puede que no sea una obra maestra como «Grande Rock», «High Visibility» o «By The Grace Of God», pero está claro que es un gran disco que va a ir directo a las listas de los mejores discos del año, y eso, para un grupo que vaticinó ya en 2005 que el rock n’ roll estaba muerto, no es moco de pavo.

The Hellacopters (Matz Robert Eriksson, Nicke Andersson, Dregen, Anders Lindström & Dolf DeBorst)

Lo mejor: Un nuevo disco de los Hellacopters siempre es una buena noticia y «Eyes Of Oblivion» no es una excepción. Puede que no esté a la altura de sus trabajos más emblemáticos pero no desentona en absoluto, todo lo que esperas escuchar de ellos lo tienes aquí y eso es más que suficiente.

Lo peor: Siempre habrá quien diga que su mejor época ya pasó.

The Hellacopters “Eyes Of Oblivion” (Nuclear Blast Records)

01. Reap A Hurricane
02. Can It Wait
03. So Sorry I Could Die
04. Eyes Of Oblivion
05. A Plow And A Doctor
06. Positively Not Knowing
07. Tin Foil Soldier
08. Beguiled
09. The Pressure’s On
10. Try Me Tonight

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario