Los Brazos – Universal (2022)

Se hicieron de rogar pero Los Brazos, por fin, han publicado su nuevo disco de estudio, el cuarto de su trayectoria (el tercero de temas de propia composición). El recopilatorio de temas en directo «Live 2015-2017» era su última entrega hasta la fecha y servía, de alguna manera, para cerrar una etapa, para decir «estos somos nosotros y aquí están nuestros co*ones, pero prepararos para lo que está por venir». Y ese «lo que está por venir» es esta colección de nueve canciones titulada «Universal» que llega a nuestros oídos de nuevo de la mano de The Music Company (Rock Estatal Records) y de la propia banda, que se ha implicado en la edición.

¡Dios los bendiga! El trío vizcaíno que toma su nombre de la canción «Broke Down On The Brazos» de Gov’t Mule vuelve a hacer una demostración de su saber hacer y de su dominio de todos los estilos nacidos en la tierra del Tío Sam. El río Brazos (Texas) ejerce como frontera en sí mismo en una zona en la que se mezclan muchos estilos musicales y culturas, metáfora perfecta de lo que nos encontramos en todas sus obras precedentes y especialmente en este nuevo álbum en el que suben el listón aún un poco más. Producido, mezclado y masterizado en Sweet Saul Music Studio por su vocalista Guillermo Gutiérrez en colaboración imprescindible con el productor vizcaíno Saúl Santolaria, «Universal» presenta grandes cambios en lo que respecta a los arreglos corales, las polivalentes bases rítmicas y al tratamiento de una voz que suena más poderosa que nunca. Las guitarras incendiarias, eso sí, siguen siendo el común denominador de unas canciones que pasan del hard rock al rockabilly, del country al punk-rock o del rock n’ roll al folk, con pasmosa facilidad, conservando así el espíritu de una banda que sique negándose a encasillarse y cuyo sonido se aprecia a la legua que está fraguado en los cientos de conciertos que llevan a sus espaldas.

«Universal» ruge, susurra y golpea con fuerza como un mazo con el bajo de José Miguel «Txemi» Gándara, la batería de Alberto» Koki» Chamorro y la guitarra de Guillermo «William» Gutiérrez. Con este inspirador título se abren en canal hablándonos de sus vidas, de sus frustraciones y de sus limitaciones, que en cierto modo, son las de todos nosotros. Musicalmente continúan explorando nuevos territorios, además de adentrarse más si cabe en los que ya tienen de sobra sondeados, probando que nada se les pone por delante. Porque quieren y porque pueden. El disco se abre con la mística zeppeliana de «Afraid Of The Sun», jugando al despiste. No entran a degüello sino que poco a poco van entrando en calor y nos demuestran el porqué de su merecida fama en el rock n’ roll subterráneo. Emotividad a flor de piel abstrayéndose de etiquetas innecesarias. Ya nos encontraremos con un rock n’ roll desatado en «First Chapter: In The Beginning», una canción que apunta a nuevo himno y que se desarrolla en unos parámetros en los que se mueven como pez en el agua. Mención especial para las estrofas a cappella en la apertura y el cierre. Y como ya hemos entrado en calor, se embalan en «Bon», tema que arranca sin concesiones en el que destaca el ritmo frenético con cierto aire a Motörhead pero con más clase (se aceptan acusaciones de sacrílego). Casi sin levantar el pie del acelerador nos entregan «Not A Crime», una nueva joya para su catálogo que podría catalogarse de «boogie del siglo XXI». El hype respecto a la publicación de este nuevo álbum se justificó sobradamente con el lanzamiento de «They Don’t Care» como single unas cuantas semanas antes. ¡Que me aspen si no lo pudieran haber firmado The Menzingers!. Ciertamente sorprendente y reconfortante. Encarando el tramo final nos topamos con la única canción en la que bajan notable la intensidad. «What You Left Behind» es un tema folky dominado por las guitarras acústicas y las armónicas que nos sirve para coger aire antes de las últimas balas que les quedan en la recámara. En «(Don’t Take It) Personally» siguen indagando en la música de raíces norteamericanas. Entre el rockabilly y el swing se mueve este tema de la vieja escuela rebosante de flow que me recuerda a sus paisanos, los Travellin’ Brothers. Y como si no quiere la cosa pasan a darnos un bofetón en toda la cara (metafóricamente hablando, claro está, no tienen pinta estos chicos de haber roto nunca un plato ¿o sí?) con «Wait (A Minute)»; hard rock de alto octanaje, alejado completamente de la vertiente hortera ochentera en la que muchos piensan cuando se acuña ese término. Y para echar el cierre tenemos un ejercicio de rock sureño poderoso con «Your Game»; corte acelerado, contundente y melódico, para dejar el pabellón bien alto y al personal con ganas de más. Chapó por Los Brazos.

Los Brazos («Koki» Chamorro, «Txemi» Gándara & «Will» Gutiérrez)

Lo mejor: La facilidad con la que manejan todos los registros del rock. Los Brazos tienen mucha clase y mucho oficio, y por ello «Universal» es una colección solida de temazos a los que las etiquetas se les quedan pequeñas.

Lo peor: La portada.

Los Brazos «Universal» (The Music Company)

  1. Afraid Of The Sun
  2. First Chapter: In The Beginning
  3. Bon
  4. Not A Crime
  5. They Don’t Care
  6. What You Left Behind
  7. (Don’t Take It) Personally
  8. Wait (A Minute)
  9. Your Game

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario