La Fuga (Joy Eslava, 24 de noviembre, Madrid)

Con la iluminación de Navidad recién inaugurada en Madrid, y el consumismo exacerbado en el que nos sumerge el Black Friday, nosotros destinamos la noche del 24 de noviembre al rock n’ roll y a la nostalgia. Con la muchedumbre que se agolpaba en el centro nos costó llegar hasta la Joy Eslava, pero lo conseguimos. Rozando las 20:30 ahí estaba, engalanada y llena hasta la bandera para recibir a La Fuga. La banda cántabra (al menos en su origen, ahora es mitad de Reinosa, mitad de Pamplona) siempre es bien recibida en la capital del Reino, y aunque esperábamos un buen ambiente, no contábamos con que colgaran el cartel de “No hay entradas”…

Con estos horarios para los conciertos, a los que aún nos estamos acostumbrando, casi nos pilla el toro. No fue así para la mayoría de asistentes ya que, como digo, la sala estaba abarrotada cuando accedimos a punto de dar las 20:30. Y tan solo cinco minutos después, los protagonistas en escena, y explosión pirotécnica mediante, comienzan a desplegar su arsenal sonoro sobre los allí presentes. No se andaron con rodeos y antes de parar a saludar cayeron “Los Molinos” y “En Vela”. He de reconocer que ya hace tiempo que les he perdido la pista. Tras la salida de su carismático vocalista y miembro fundador en 2009, ya no es lo mismo… Sin ser malas en absoluto, ni las propuestas actuales de La Fuga, ni la de Rulo Y La Contrabanda despiertan en mí un gran interés. Y creo que no soy el único al que le pasa. Pedro cumple con solvencia en las tareas vocales pero falta chispa ahí, no surge la magia. Y la prueba es que aunque canciones de la nueva etapa como “Camarote” o “Será” fueron bien recibidas, no provocaron la explosión de locura que sí tuvo lugar con “Trampas Al Sol” o “Majareta”, también en el tramo inicial del concierto. Escuchar esos temas en directo, tanto tiempo después de haberlo hecho en mi adolescencia tardía, me volvió a emocionar. Una emoción que se palpaba en el ambiente y en las caras de los asistentes, con una conexión entre público y banda que no se producía del mismo modo con los temas más recientes.

 _MG_0333

Pedro con su cabellera y su Gibson Explorer E2 en ristre, parecía Claudio Sánchez de Coheed And Cambria, y acaparaba el centro del escenario compartiendo el protagonismo con Nando y sus solos de guitarra, que solía interpretar acercándose al público. “Lunes De Olvido” y “Maldita” enfriaron el ambiente que remontó con un clásico entre los clásicos como “Pedazo De Morón”, que siempre ha sido muy bien recibido por su público aunque a mí el rollo ska no me va nada. Otra cosa es esa pedazo de “Balada Del Despertador” con la que la Joy Eslava se volvió un karaoke. Intercalando algún clásico entre los temas nuevos iba avanzando la velada hasta que llegó el momento de los alegatos y las presentaciones. Aquí hay que decir que se les fue de las manos, porque tras una parada razonable para presentar “Sueños De Papel” con su llamada al amor interregional frente al odio y la manipulación, llegó un impasse de casi veinte minutos en el que el vocalista se recreó presentando a toda la crew de la banda además de a los propios músicos y se nos hizo eterno, la verdad. Por suerte, la forma de volver al rock & roll, puro y duro, fue grandiosa. “Baja Por Diversión” y toda la sala patas arriba. No es para menos. “Jaleo” nos mantiene bien arriba y las aguas vuelven a su cauce. “Nunca Mais”, “Amor De Contenedor”, “El Manual De Los Olvidos” y “No Solo Respirar” sirven para que el cuarteto se pueda retirar del escenario con sus incondicionales pidiendo más. Unos bises que tenían que caer y cayeron del mejor modo posible. La verdad es que después de una actuación un tanto irregular debido al repertorio escogido y su orden, supieron guardarse varios ases para el final, lo cual, por otro lado, no debería ser difícil con un muestrario de éxitos como el de La Fuga. Vuelven a las tablas con calma y la aparición de Pedro con su guitarra acústica hacia presagiar lo que estaba por venir: “Por Verte Sonreir”. Con la emoción a flor de piel, éste momento fue el verdadero clímax de la noche. También fue muy celebrada su popular versión del tema de Los Calis “Heroína”, la cual precedió a dos de sus grandes himnos: “Buscando En La Basura” y ¿adivináis? ¡por supuesto! “P’aquí P’allá”. Canción inmortal donde las haya que puso el broche final – nueva explosión pirotécnica mediante – a una actuación de dos horas y media brutas (dos horas en neto) en las que retrocedimos en el tiempo a través de esa máquina de hacer rock & roll que es La Fuga, aunque haya conocido tiempos mejores…

_MG_0388

No te pierdas nuestra amplia galería fotográfica del concierto

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Deja un comentario