Underøath: Todos sus discos ordenados de peor a mejor

Seguro que muchos de vosotros leéis esos artículos que a menudo os aparecen en el móvil recomendados por Google en el que te ponen «los discos de ***** ordenados de peor a mejor» o similar; sí, a mí también me llegan y a veces también los leo. Pues he pensado que ¿porqué no vamos a hacerlo también nosotros? Y a por ello nos lanzamos, la principal diferencia con respecto a esos medios que llevan años haciéndolo es que no vamos a hacerlo de Metallica, Iron Maiden, Queen o Nirvana, como todos, vamos a centrarnos en grupos conocidos pero que no son los gigantes de la industria que ya están más que trillados, y para empezar arrancamos con la discografía de uno de nuestros grupos fetiche: Underøath. Sé que estas listas son subjetivas y que cada persona tiene sus criterios y sus propios favoritos, por eso nos gustaría que participarais dando vuestra opinión, ya sea en los comentarios del artículo en la web o en nuestras redes sociales, y en función de la aceptación que tengan estos artículos pues los haremos más a menudo o menos. 

¡Comenzamos!

 

Act Of Depression (1999)

«Act Of Depression» es el álbum con el que debutó esta jovencísima banda formada un par de años antes en Ocala (Florida), aunque después se establecieran en Tampa, por el vocalista Dallas Taylor, los guitarristas Luke Morton y Corey Steger, el bajista Octavio Fernández y el batería Aaron Gillespie. Aquí sentaron las bases de su sonido pero todavía estaban muy verdes; creo que solo he sido capaz de escuchar el disco una vez. Mucho ruido y mucho grito.

 

Cries Of The Past (2000)

Su segundo disco llegó apenas un año después, un «Cries Of The Past» en el que ya empezaron a definir más su propuesta gracias, en gran medida, a la incorporación de Christopher Dudley como teclista. Un trabajo de tan solo cinco canciones pero cuarenta minutos de duración en el que comienzan a sofisticar un poco su fórmula que, no obstante, en aquella época no deja de ser un screamo realmente difícil de digerir.

 

The Changing Of Times (2002)

La carrera de Underoath comenzó a coger consistencia con su tercer álbum, «The Changing Of Times». El que a la postre sería el último álbum de la banda con Dallas Taylor como vocalista fue el primero que firmaron para Solid State Records y contiene el primer single reconocido como tal: «When The Sun Sleeps». Gracias a este disco se fraguó su primera inclusión en el mítico Warped Tour y comenzaron a hacerse un nombre. Por algunos, este es considerado su primer disco y aunque tampoco es un trabajo para tirar cohetes se aprecia una notable mejoría respecto a los dos anteriores.

 

Erase Me (2018)

Tras la disolución oficial de la banda en 2013 y su reunificación dos años después incluyendo de nuevo a Aaron Gillespie, quién había abandonado la banda en 2010, «Erase Me» fue su primer álbum publicado en esta nueva etapa. Después de su fichaje por Fearless Records lanzaron este disco tan esperado por sus fans que, sin embargo, dejó un sabor agridulce a la mayoría de ellos. Si sus tres primeros discos de estudio los he considerado los peores (en realidad, son desconocidos – especialmente los dos primeros – para casi todo el mundo) por ser demasiado extremos, «Erase Me» me parece un disco pobre por todo lo contrario, por su orientación extremadamente pop. No es un disco malo en sí, pero denota un exceso de celo del sexteto en llegar a un público amplio queriendo repetir la fórmula empleada por sus colegas de Bring Me The Horizon entre otros. El hecho de querer alejarse de sus orígenes como banda de metal cristiano se unió a una sobreproducción en su sonido, conformando un trabajo un tanto errático e inconcluso.

 

Lost In The Sound Of Separation (2008)

«Lost In The Sound Of Separation» es ese disco complicado para cualquier banda que se precie, el que sucede al álbum más exitoso en la carrera de la banda hasta ese momento, en este caso «Define The Great Line». Siempre se trata de emular el éxito del anterior e incluso superarlo, pero las expectativas suelen ser tan altas que a menudo se fracasa en el intento. ¿Pasaron la prueba con este álbum? Para mi, claramente no. Es un buen álbum con grandes temas, clásicos ya en su discografía como «Desperate Times Desperate Measures» o, sobre todo, «Too Bright To See Too Loud to Hear», pero en su conjunto no es un trabajo tan redondo como cabría esperar. Sin salirse del todo del camino iniciado con su predecesor, aquí giran otra vez hacia el hardcore y el screamo, para mi gusto, demasiado.

 

Ø (Disambiguation) (2010)

El séptimo disco en la carrera de Underoath es un álbum peculiar dentro de su discografía. Lanzado en noviembre de 2010 a través de Tooth & Nail y Roadrunner, «Ø (Disambiguation)» es el único sin Aaron Gillespie – Daniel Davison, ex-Norma Jean, le sustituyó en la labor de batería – y por lo tanto, el único también sin ninguno de los miembros fundadores de la banda. También fue su último álbum antes de su ruptura de dos años entre 2013 a 2015. Aquí fue Spencer Chamberlain quien se hizo cargo de la tarea vocal al 100% e hizo un trabajo sobresaliente tanto en las limpias como en los guturales. Es un disco muy infravalorado a mi entender, de hecho podría haber entrado en el pódium de sus mejores discos perfectamente. Denso a la par que melódico, contiene algunos de mis temas favoritos dentro de su discografía como «Paper Lung», «In Division» o «Catch Myself Catching Myself».

 

Voyeurist (2022)

En el tercer cajón del pódium hemos colocado «Voyeurist», el flamante álbum de la banda publicado hace apenas un mes y que ha mostrado un nivel que ya pocos esperaban a estas alturas. El metalcore y el post-hardcore se dan aquí la mano sin forzar y además la fórmula clásica se ve reforzada con un aire industrial que le sienta la mar de bien. Emparejado con «Ø (Disambiguation)», estamos ante su mejor disco desde «Define The Great Line».

 

They’re Only Chasing Safety (2004)

«They’re Only Chasing Safety» es su cuarto álbum y el que marca el gran salto de calidad. Tras el lanzamiento de «The Changing Of Times» la mitad de los miembros de la banda fueron reemplazados y después de cerrar el lineup con la incorporación del vocalista Spencer Chamberlain, la banda comenzó la grabación con el productor James Paul Wisner en el estudio de su casa en febrero de 2004. Nuevos miembros, nuevo productor y nuevas ideas. Aaron Gillespie coge más presencia vocal (me sorprende la habilidad para cantar y tocar la batería a la vez) para contrastar con los gritos de Chamberlain y ese screamo oscuro primigenio se transforma en un emocore adictivo con toques post-hardcore que llegó a lograr el disco de oro en Estados Unidos (en 2011, eso sí) y la nominación al premio Dove al mejor álbum de rock. Pocos reconocimientos me parecen a mí para lo que merece, hits como «A Boy Brushed Red Living in Black and White», «Reinventing Your Exit» o «It’s Dangerous Business Walking Out Your Front Door» no me dejarán mentir.

 

Define The Great Line (2006)

Y el premio gordo recae sobre «Define The Great Line». El orden del resto de discos varía según los gustos de cada uno, pero a la hora de elegir el mejor de Underoath se puede decir que hay unanimidad en elegir el quinto de su discografía. Éxito de crítica y público, «Define The Great Line» fue lanzado en junio de 2006 a través de Tooth & Nail Records; este es el primero grabado junto a la dupla formada por Adam Dutkiewicz (guitarrista de Killswitch Engage) y Matt Goldman como productores. La variedad de estilos aumentó considerablemente en este álbum y lo hizo de forma involuntaria (según palabras de la propia banda) influenciada por bandas como At the Drive-In, Beloved o Cult Of Luna. Spencer Chamberlain creció mucho en este trabajo como vocalista variando el registro de sus gritos, pasando de tratar de emular a Dallas Taylor y sus screams para realizar más growls, con los que parece sentirse más a gusto. Un registro más grave y oscuro que también se apreció en su instrumentación. Aquí es donde crearon su marca registrada, su estilo propio dentro del metalcore, lo cual no es fácil dentro de un género en el que hay tantas bandas que parecen clones.

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario