Whisky Caravan (5 de noviembre, Sala Mon, Madrid)

Podríamos recrearnos en la injusticia de que un grupo como Whisky Caravan no esté reventando el WiZink Center – otrora Palacio de los Deportes – el día de la presentación de un nuevo álbum, pero eso tampoco nos llevaría a ningún lugar. El caso es que el pasado sábado la sala Mon madrileña estaba llena hasta la bandera para el primer concierto de la gira en la que van a presentar «Imaginaciones» por distintos puntos de la geografía española, y eso tampoco es un dato nada despreciable en estos tiempos que corren en los que el rock prácticamente ha desaparecido de las radiofórmulas y de cualquier medio de difusión musical mainstream, y de que el público, en general, haya dejado de acudir a las salas de conciertos para ir tan solo a festivales. Se ha perdido ese ritual, ese vestirte de gala e ir cantando las canciones en tu mente mientras accedes a la sala en la que va a tocar tu nuevo grupo favorito. Puede ser esa nostalgia síntoma de que uno se hace mayor o simplemente la constatación de que ya no se vive la música como antes. Sea como fuere, el rock n’ roll perdurará mientras haya grupos como Whisky Caravan dispuestos a mantener encendida la mecha.

La noche prometía emociones fuertes, y no defraudó. Perdurará en la memoria de todos los asistentes, especialmente de algunos, pero no adelantemos acontecimientos, todo a su tiempo…  Tras la actuación de los teloneros, los gallegos Mar De Fondo, de cuya actuación tan solo pude presenciar el final, llegó el momento de los protagonistas de la noche que arrancaron con puntualidad su show a eso de las 21:15, con uno de los temas que está llamado a ser uno de sus nuevos himnos, «Imaginaciones», el cual dio paso a dos de sus himnos antiguos, «Escombros» y «Días De Niebla», los cuales nos reconcilian con el mundo llevándonos inevitablemente a perdernos en esa sensación de que cualquier tiempo pasado fue mejor, aquel en el que unos tales Héroes del Silencio excitaban los corazones de amantes de la música de lo más variopinto, y ese testigo lo recogen estos chicos diferentes que se escapan de lo convencional, aunque solo sea porque van afeitados y luciendo patillas. Bromas aparte, es evidente que tienen una capacidad para conectar con su público especial, y una demostración de ello es que temas nuevos que apenas llevan unas semanas en la calle como «Larga Carretera» o «Algo En Que Creer» sean coreados casi con la misma intensidad que clásicos de su repertorio como «Aviones» o «Vidas De Un Solo Tren».

El quinteto funciona sobre las tablas como una máquina perfectamente engrasada, donde cada uno sabe lo que tiene que hacer y lo hace con pulcritud. Marcos Martínez a la batería y Josete Blanco al bajo conforman una sección rítmica de lo más sólida que sirve de sostén para el lucimiento de un Alberto Martínez, que hierático en su puesto nos deleita con solos de guitarra impolutos, y de un Víctor Fraile que se desenvuelve con igual finura con la guitarra y los coros que con el teclado cuando la ocasión lo requiere, véase «Gigantes», una habilidad que van a empezar a explotar en esta gira. ¿Y qué decir de Danny Caravan? su característica voz de registro grave convence y conmueve, sirviendo de perfecto vehículo para canalizar las emociones de unas canciones creadas para ser gritadas a pleno pulmón y con el corazón en la mano. Si acaso, se le podría pedir un poco más de interacción con el público, pero bueno, yo tampoco soy muy fan de las charletas entre canciones así que tampoco lo considero un gran debe.

Acercándonos al ecuador del show llegó el momento de la primera y única colaboración de la noche, la de Emilio Sánchez de Lavida, para interpretar, nada más y nada menos, que «La Guerrra Contra El Resto». Uno de los momentos álgidos. Tampoco le van a la zaga temas nuevos como «No Dejes Que Me Lleven» y «La Última Luz» que tocaron a renglón seguido, o joyas como la desgarradora y efervescente «A Salvo En El Dolor» o la serpenteante «Aquí Y Ahora». Entiendo que elaborar un setlist equilibrado cuando tienes cuatro discos de la magnitud de los de Whisky Caravan debe ser complicado, pero aquí sí que tengo que hacerles una reclamación: ¿Cómo no tocásteis «A Qué Tienes Miedo»? ¡Eso no tiene perdón de Dios!. A un temazo así hay que hacerle un hueco como sea.

«Cuando todos caigan, tú y yo seguiremos en pie, y cuando estés perdida yo te encontraré, cuando todo se derrumbe yo te sostendré, vamos a ser los últimos en pie», precioso. De la canción que cierra «Imaginaciones», Whisky Caravan han sacado el título para su gira de presentación y su líder Danny, la inspiración o el acicate para pedirle matrimonio a su novia. Así, como lo cuento, en el tramo final de la canción se tumbó sobre el escenario y entre el corrillo de fotógrafos que estuvieron inmortalizando todo el concierto, el cantante se prometió con su chica allí presente en las primeras filas. Sin duda, el clímax del concierto. Tras este momento tan emotivo, el show debía continuar y lo hizo con la banda interpretando «Quiero», ese extensísimo tema pseudoprogresivo que como una montaña rusa de emociones nos llevó a la retirada del grupo del escenario.

Apenas se ausentaron un minuto de las tablas porque el tiempo apremiaba y su setlist venía cargadito así que sin hacerse de rogar volvieron a aparecer para cerrar la noche con unos bises épicos. «Somos Más» y «Las Últimas Piezas» conformaron una especie de medley de esos que tanto les gusta para los tramos finales de sus conciertos, y sirvieron de calentamiento para la explosión definitiva que llegaría con «Enemigos» y, como no, con «Naufragio». Espectacular traca final para un concierto que rozó las dos horas, algo que ya casi nunca se ve, y que a pesar de ello se nos hizo corto. Podrían haber actuado cuatro horas y así repasar su discografía al completo. Seguro que nadie del público se hubiera quejado, pero para ellos rozaría la esclavitud…

La primera parada en esta larga carretera que debería llevarles al éxito tuvo lugar en Madrid, y dejó de manifiesto que si tiene que haber un resurgimiento del rock en nuestro país, este pasa por grupos como Whisky Caravan. Denles amor. 

The following two tabs change content below.
Fundador y director de Rock4Spain. Funcionario del rock & roll. Tras aparcar sus proyectos musicales propios y con la experiencia que le dan varios años de colaboración como redactor en cylcultural.org decide lanzarse a esta empresa.

Latest posts by David González (see all)

Deja un comentario